Dióxido de cloro no está avalado para combatir el Covid, recuerda Pérez Rico

Tijuana.- El secretario de Salud en el Estado, Alonso Pérez Rico, recordó que medicamentos como el dióxido de cloro, entre otros, no están aprobados como benéficos para combatir la enfermedad del COVID-19.

No obstante, mencionó que incluso la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) reporta que existen graves consecuencias físicas para los pacientes que usan dióxido de cloro para combatir el virus.

Esta mañana, a través de la trasmisión en vivo en la cuenta de Facebook del gobernador Jaime Bonilla Valdez, Pérez Rico habló sobres las consecuencias de utilizar distintos medicamentos para sobrellevar la enfermedad viral.

Entre las consecuencias que se destacó están la insuficiencia respiratoria, cambios anormales en el ritmo cardíaco que podrían ser mortales, baja presión arterial causada por deshidratación, insuficiencia hepática aguda, vomito y diarrea severa.

Asimismo, indicó que medicamentos como la ivermectina, azitromicina y terapia con células madres no están comprobados que funcionen para combatir o erradicar la enfermedad del COVID-19.

Aunado a esto, indicó que antes de que un medicamento se pueda utilizar, primero deben pasar por un ensayo clínico en donde se demuestre su seguridad, eficacia y efectividad.

Además, agregó que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgo Sanitarios (Cofepris) el 23 de julio emitió un comunicado para alertar del riesgo de utilizar dióxido de cloro.

De igual manera, señaló que esta institución no cuenta con ningún artículo con sustento médico que asegure que los medicamentos señalados anteriormente funcionen contra el COVID-19.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts

Redactora de notas periodísticas en Punto Norte. Licenciada en Lengua y Literatura de Hispanoamérica por la Universidad Autónoma de Baja California. Ponente en congresos y colaboradora en revistas de lengua y literatura. Autora de «Hace tanto ruido adentro que el silencio se suicida» (Editorial Poiesis, 2018).