Pruebas Covid en laboratorios privados se quedan fuera del seguimiento epidemiológico

Tijuana.- Las personas que acuden a realizarse la prueba de COVID-19 a un laboratorio privado y que obtienen un resultado positivo, son las responsables de cortar las cadenas de transmisión, ya que en el sector privado no existe seguimiento epidemiológico.

Para que esto suceda, se requiere llevar la prueba positiva a una institución de salud pública.

Aunque los laboratorios privados reportan los casos a la Secretaría de Salud del Estado, están fuera del modelo Centinela y por ello no aparecen en la estadística oficial.

La información tampoco se pone en manos del área de epidemiología del sector público de salud para su seguimiento y para saber cómo y dónde se originó la cadena de transmisión.

El titular de la dependencia, Alonso Pérez Rico, afirmó que cualquier persona que haya estado en Baja California en los últimos siete meses sabe que si tiene síntomas asociados a COVID-19, debe acudir a consulta médica y ahí es donde se harán las recomendaciones conforme al protocolo.

“Si sales positiva para un estudio, específicamente hablando de COVID, vas a ir a consulta médica. Ellos (los pacientes) pueden decirle al laboratorio estos son mis contactos, pero ya en la consulta médica es cuando se hace precisamente ese análisis”, aseguró el secretario.

Sin embargo, el sector privado no busca a los contactos, ni da aviso para que corten cadenas de transmisión.

La labor de los médicos se limita a recomendar que avisen a las personas con las que han convivido en los últimos días, para que de inmediato se aíslen, aunque no haya síntomas y si es posible se realicen una prueba.

“La información es la forma de mitigar cadenas de transmisión, no vamos a ir a arrestar, ni a meter a gente a su casa, vamos a decirles lo que les hemos venido diciendo en los últimos siete meses, si tienes síntomas de COVID o eres positivo a COVID, resguárdate, cuida mucho a las personas vulnerables”, señaló.

Cabe recordar que en el sector salud, solo se toman muestras de COVID-19 a los pacientes hospitalizados y al 10 por ciento de la población que llega a las Clínicas de Fiebre como caso sospechoso.

El resto tiene la opción de pagar de su bolsillo una prueba de laboratorio privado, o bien, asumir que por los síntomas se trata de COVID y permanecer aislado por lo menos 14 días, hasta que baje la carga viral.

En los laboratorios solicitan información y datos generales al paciente para remitir un informe a la Secretaría de Salud del Estado, pero no hay monitoreo, ni seguimiento epidemiológico.

No piden nombres o número telefónico de las personas con las que se tuvo contacto.

Existen casos en que miembros de una familia se realizaron la prueba y pese a dar positivo no los vinculan, ni asocian como parte de una cadena de transmisión.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Más de 21 años de experiencia como colaboradora en medios locales para educación, salud, empresarial, gobiernos, partidos políticos y deportes. Primera ganadora del Premio Tijuana Joven en el Mérito en Periodismo y Comunicación Social. Diplomada en Periodismo por la Universidad Iberoamericana (campus Tijuana) y Mención Honorífica por el Tecnológico de Monterrey.