Ejecutan a “La Perra” mientras vendía una camioneta en Tijuana

Tijuana.- Filiberto Parra Ramos “La Perra” fue ejecutado de ocho disparos cuando acudió a vender una camioneta ayer por la tarde. Era uno de los líderes de la guerra entre el Cártel Arellano Félix y el Cártel de Sinaloa, junto a “El Teo” y “El Muletas”, que se vivió en el 2008 en la ciudad.

Tras ser gravemente herido fue trasladado al Hospital Regional Número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde perdió la vida a los minutos de haber sido recibido.

En 2017, “La Perra” salió del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 13, ubicado en Oaxaca, tras permanecer ocho años en prisión tras su captura por parte del Ejército Mexicano en la Zona Río de Tijuana.

PUNTO NORTE pudo confirmar que efectivamente se trata de Parra Ramos, a pesar de que oficialmente fue identificado bajo otro nombre.

Esto debido a la comparación que autoridades realizaron de sus características físicas, así como de varias versiones que corporaciones de seguridad pública han corroborado por medio de áreas de Inteligencia.

Su homicidio ocurrió alrededor de las 2:20 de la tarde del viernes 30 de abril, sobre la avenida Pino de la colonia Campos, perteneciente a la delegación Los Pinos, al interior de un taller mecánico donde Parra Ramos acudió a vender una camioneta GMC Envoy guinda con placas de California.

Recluido en prisión y al momento de ser detenido en 2009.

Cuando se encontraba frente a esta, fue atacado de al menos ocho disparos recibiendo impactos principalmente en la cabeza, así como uno en el hombro derecho y otro más en el abdomen.

Frente a la camioneta de Parra Ramos, la cual estaba estacionada a la entrada del taller, fueron localizados ocho casquillos percutidos calibre 9 milímetros, así como una abundante mancha de sangre.

En condición grave, fue llevado al hospital del IMSS, en donde fue declarado sin vida a los minutos de haber sido ingresado al área de Urgencias en calidad de desconocido.

De ahí, su cuerpo fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).

Al momento de su detención, el 11 de junio de 2009, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó en un comunicado de prensa que “La Perra” era responsable de decenas de ejecuciones ocurridas en años recientes en Tijuana durante la pugna entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel Arellano Félix.

El proceso penal que enfrentó y del cual logró salir en libertad en 2017, fue por delincuencia organizada.

Autoridades de seguridad pública lo vinculaban como parte del Cártel de Sinaloa al momento de su captura.

Sin embargo, sus inicios en la vida criminal se remontaban a actividades como parte de una célula del Cártel Arellano Félix, según información difundida por la DEA (Agencia Antidrogas de Estados Unidos) de un organigrama de este grupo criminal dedicado principalmente al tráfico de drogas.

En 2009, autoridades mexicanas explicaron que el operativo para capturarlo partió de información brindada por Ángel Jácome Gamboa “El Kaibil”, quien había sido detenido en marzo de ese mismo año.

Parra Ramos era ligado directamente a Teodoro García Simental “El Teo” y fue trasladado de Tijuana a la entonces Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR en la Ciudad de México.

La entonces titular de la corporación, Maricela Morales, informó que “La Perra” era un hombre sumamente violento e investigado por el homicidio de dos agentes de al SIEDO, ocurrido el 17 de abril de 2008 en Tecate, entre otros hechos de alto impacto.

 

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts

Egresada de la Licenciatura en Comunicación de la Universidad Autónoma de Baja California. Especialidad en Periodismo Policial y Judicial de la Universidad Iberoamericana, Campus Ciudad de México. Más de 12 años en medios de comunicación de México y Estados Unidos, como Semanario Zeta, Sin Embargo o la agencia española EFE.