Extienden cierre parcial de la frontera para detener variante Delta

Foto: Aimee Melo

Tijuana.- El gobierno de Estados Unidos extendió por al menos un mes más, las restricciones para cruces no esenciales en la frontera terrestre con México, a efectos de disminuir los contagios por covid-19 y la dispersión de la variante Delta.

El Departamento de Seguridad Nacional del país vecino (DHS, por sus siglas en inglés), informó esta mañana que la ampliación de la restricción será tanto para su frontera con México como Canadá y estará vigente por lo menos hasta el último minuto del 21 de agosto.

“El DHS está en constante contacto con sus homólogos de Canadá y México para identificar las condiciones bajo las cuales las restricciones pueden aliviarse de manera segura y sostenible”, refirió en su cuenta de Twitter, poco antes de las 9:00 de la mañana.

Una hora antes, la Secretaría de Relaciones Exteriores había adelantado sobre la decisión de Estados Unidos, de mantener la restricción de cruces en la frontera terrestre.

A través de un mensaje por Twitter, la Cancillería aseguró además que “México continuará con el diálogo bilateral y reitera que el ritmo acelerado de vacunación contra covid-19 en la frontera, genera condiciones para avanzar en mutuo beneficio”.

Sin embargo, pese a las jornadas masivas de vacunación en la franja fronteriza, hoy ambas naciones enfrentan otro obstáculo: la variante Delta, catalogada como altamente contagiosa por el sector médico internacional.

De acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, representa el 83% de los contagios por covid-19 en el país vecino actualmente, es decir, que en tan solo dos semanas, este porcentaje creció más de 30 puntos porcentuales.

Y en Baja California ya fue detectado un caso con la variante Delta. Se trata de un médico tijuanense, quien presenta síntomas leves al contar con su esquema completo de vacunación.

La restricción para cruces no esenciales, es decir, los que tengan que ver con turismo, visitas y otros motivos que no sean laborales, de salud o educativos, se inició desde el 21 de marzo del 2020, renovándose cada mes.

Es decir que hasta el momento y por lo menos hasta el próximo mes, solo ciudadanos y residentes de Estados Unidos, personas con visa de trabajo o estudiante o por motivos médicos, podrán cruzar hacia el país vecino.

Desde entonces, autoridades norteamericanas han sido enfáticas: “la situación actual aún no permite ir de compras, de paseo o a visitar a la familia del otro lado de la frontera”, refirió en junio pasado Édgar Ramírez, agregado de la Embajada de Estados Unidos en México.

Ya han pasado 16 meses desde que se limitó el cruce fronterizo entre México y Estados Unidos y la última alerta en funciones vencía el último minuto de hoy martes.

Sin embargo, un documento emitido por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés) ratifica que esta condición se renovará a partir del primer minuto de mañana 22 de julio y perderá efecto a las 11:59 horas del próximo 21 de agosto, aunque con posibilidad de extenderse por un mes más.

Justo hace unos días, el secretario de Salud en Baja California, Alonso Pérez Rico, aseguró que existían las condiciones para que se abriera la frontera, toda vez que más del 70 por ciento de la población en el estado ya cuenta con su esquema de vacunación completo.

Lo anterior, después de que Estados Unidos donara más de un millón de dosis Janssen, de la farmacéutica Johnson & Johnson, para la inmunización en los estados fronterizos y así acelerar el flujo terrestre entre ambas naciones.

De igual forma, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), ha subrayado que cruzar la frontera por las garitas terrestres no cumple con los criterios de “esencial” para permitir el ingreso de extranjeros.

En el caso de la frontera con California, si bien el comercio formal en Tijuana ha manifestado que las ventas repuntaron a raíz de esta restricción, en el caso de sus homólogos de San Ysidro, el panorama es muy distinto, con pérdidas de hasta 600 millones de dólares desde la restricción, de acuerdo a la Cámara de Comercio de esta ciudad.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts