Hay 280 mil trabajadores con crédito para adquirir una casa en BC, pero sin opciones de compra

170 mil trabajadores que requieren una casa se ubican en Tijuana. Foto: Omar Martínez

Tijuana.- Aunque el sector inmobiliario de Tijuana tuvo uno de sus mejores años en 2020, es la oferta en la vivienda media la que no responde a las necesidades del mercado.

El presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) sección Tijuana, Fernando Zamora Rubio señaló que enfrentan la escasez en la construcción de vivienda media, con un costo promedio de 500 mil pesos.

La delegación estatal de Infonavit les ha informado que hay 280 mil trabajadores que ya pueden ejercer un crédito, pero no hay suficiente oferta para ellos.

De esos, 170 mil están en Tijuana, en donde la situación es todavía más crítica.

“Hay una demanda muy importante, sobre todo para los sectores que ganan bajos salarios, aquellos que perciben menos de siete mil pesos”.

Según las cifras de derrama económica en 2020, en promedio el costo de la vivienda colocada fue de más de un millón de pesos, esto es, para personas con elevados ingresos.

Zamora Rubio dijo que tampoco cuentan con inventario de viviendas recuperadas, después de que los propietarios las abandonaran por diferentes razones, desde la falta de servicios y seguridad, hasta la imposibilidad de cubrir el crédito de Infonavit.

Si acaso, indicó, la cifra no supera las seis mil viviendas en todo el estado, para la gran demanda que se tiene.

Señaló que una de las razones por las que se dejó de producir vivienda fue por el cambio en las políticas públicas a nivel federal, que generaron incertidumbre y la obligatoriedad de comprar tierra más cara en los centros urbanos.

Ya no se permitió hacer desarrollos habitaciones en las periferias, que es donde empresas inmobiliarias habían adquirido extensiones de terreno y otros ya tenían reservas para sus nuevos proyectos.

“Ahora tienen que llegar a las centralidades, indudablemente que hay una afectación muy fuerte por los altos costos de la tierra, por los costos de las obras de la urbanización y seguramente también porque no tenemos la tierra suficiente para atender la superficie tan numerosa que se requiere para los desarrollos de vivienda”, advirtió.

Este es un tema que compete al sector privado, pero también a los gobiernos, ya que faltan políticas públicas que faciliten la construcción de viviendas y que estas lleguen al trabajador a un menor costo.

Si bien Tijuana es una plaza muy atractiva, el líder de AMPI recalcó que se requiere “tierra servida”, con infraestructura, de la cual se carece, “creemos que eso le puede corresponder sin lugar a dudas al gobierno”.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Más de 21 años de experiencia como colaboradora en medios locales para educación, salud, empresarial, gobiernos, partidos políticos y deportes. Primera ganadora del Premio Tijuana Joven en el Mérito en Periodismo y Comunicación Social. Diplomada en Periodismo por la Universidad Iberoamericana (campus Tijuana) y Mención Honorífica por el Tecnológico de Monterrey.