Desabasto en el IMSS obliga a paciente de esclerosis múltiple paga 60 mil pesos para 28 días de tratamiento

Tijuana.- Un diagnóstico de esclerosis múltiple y un medicamento que cuesta 59 mil pesos, que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no ha surtido desde finales de agosto, mantienen a “Laura” en la incertidumbre, pues no le dan fecha para que llegue y no lo puede comprar de su bolsa.

La entrevistada, quien solicitó que fuera utilizado otro nombre, explicó a PUNTO NORTE que casi todos los días acuden al Hospital General Regional número 1 del IMSS para averiguar si ya llegó el medicamento, pero la respuesta es la misma.

Es un inmunosupresor que evita que la enfermedad degenerativa progrese y cause un daño mayor a su cerebro.

Si lo deja de tomar, queda propensa a sufrir una recaída y a comenzar a presentar daños en la vista, en el movimiento de piernas y brazos, así como problemas para ingerir alimentos.

“He ido a la Clínica 1 a pedir que me surtan la receta y dijeron que ahorita no pueden darnos el medicamento porque no ha llegado. Pedimos si nos podían pasar a otra farmacia de otra clínica para que nos puedan abastecer, pero dicen que no hay, que no lo tienen”.

Como paciente, “Laura” acude una vez al mes a consulta, en donde le entregan la receta para que se lleve a casa una caja del medicamento con 28 pastillas; debe tomar una por día.

Sin embargo, con la llegada de la pandemia ha habido ocasiones en que le posponen la cita y ha tenido que pagar consulta en la medicina privada.

Desde hace seis años le fue diagnosticada la esclerosis múltiple, que le ha impedido trabajar, pues al ser una enfermedad degenerativa, se ven mermadas las funciones de su cuerpo.

“Tengo 19 lesiones en mi cerebro, con la resonancia magnética ahí checan las manchas, los puntos en el cerebro. Hasta ahora me ha afectado en mi vista, en mi equilibrio, en la forma de hablar, de tragar, me atraganto muy fácilmente con agua o mi saliva, son pocas cosas pero que han dejado secuelas”.

Según lo que le explican en la farmacia del nosocomio, también hay desabasto de medicamentos para enfermedades como cáncer y tuberculosis.

No obstante, dijo que los padecimientos degenerativos son importantes, pues en caso de recaída se suman nuevos males y baja la calidad de vida.

“Mucha gente no conoce esta enfermedad, pero no significa que no sea importante. Si me diera una recaída deja una manchita en mi cerebro y es un dolor crónico, me pueden ver parada pero no saben el dolor de espalda, el cansancio, sentir las piernas como elefante, pesadas”, relató.

Han transcurrido dos semanas en la búsqueda del medicamento, que le permite cicatrizar las lesiones que sufre su cerebro y retrasar su avance.

Como pensionada del IMSS, señaló que le es imposible comprar el medicamento, cuyo valor ronda los 60 mil pesos, que solo le alcanzarían para 28 días.

Además, el inmunosupresor no es lo único que requiere para cuidar su salud, también consume una gran cantidad de vitaminas y debe mantener su vivienda con aire acondicionado, ya que el calor afecta su estado de salud.

La receta fue expedida el 26 de agosto, que además está por vencer, por lo que tendrán que entregarle una nueva, mientras esperan que por fin llegue el cargamento con el medicamento que por ningún motivo debería suspender.

“Laura” no es la única paciente en esa condición, pues hay otros que también padecen esclerosis múltiple y están en la zozobra por falta del inmunosupresor.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Más de 21 años de experiencia como colaboradora en medios locales para educación, salud, empresarial, gobiernos, partidos políticos y deportes. Primera ganadora del Premio Tijuana Joven en el Mérito en Periodismo y Comunicación Social. Diplomada en Periodismo por la Universidad Iberoamericana (campus Tijuana) y Mención Honorífica por el Tecnológico de Monterrey.