“No dejar a nadie atrás”: Melba Olvera asumirá la subsecretaría de Derechos Humanos en BC

Melba Adriana Olvera, a la defensa de los Derechos Humanos. Foto: Omar Martínez

Por: Inés García y Krystel Gómez

Tijuana.- Para Melba Adriana Olvera Rodríguez, una vez que te comprometes con la defensa de los derechos humanos, llevas esta consigna hasta la trinchera en la que te encuentres. “Una vez defensora, siempre defensora”, manifiesta.

Ahora, como próxima titular de la Subsecretaría de Derechos Humanos del Estado, tiene algo muy claro: las políticas públicas deben estar alineadas a estos criterios, el gobierno debe ser inclusivo y para ello, debe poner a los grupos de atención prioritaria al frente.

“No dejar a nadie atrás”, es un lema que promueve la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a la que se deberá sujetar la próxima administración estatal, afirma.

Melba Adriana fue presidenta de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Baja California por cuatro años. Desde ahí, fue enfática en sus señalamientos a las autoridades que vulneraban a distintos sectores de la comunidad.

“Antes emitía recomendaciones, ahora me tocará encargarme de que esas recomendaciones se cumplan y, sobre todo, evitar que haya más”, dice a PUNTO NORTE, después de anunciarse su incorporación al gabinete de Marina del Pilar Ávila Olmeda.

Al anunciar a Olvera Rodríguez como la próxima subsecretaria de Derechos Humanos, la gobernadora electa explicó que la importancia de la materia la hacía presentarla en la categoría de secretaria.

“Una vez defensora, siempre defensora”, dice Melba Adriana sobre la labor en derechos humanos. Foto: Omar Martínez

Marina del Pilar y Melba Adriana comparten una historia similar en el servicio público. Ambas han sido las primeras mujeres en cargos ocupados solo por hombres, Marina como alcaldesa de Mexicali y ahora gobernadora, Melba como presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Antes de llegar al organismo autónoma, Melba Adriana Olvera Rodríguez ya había hecho una carrera en Derechos Humanos que hoy suma más de dos décadas de experiencia.

Cuenta con una Maestría y Máster en Derechos Humanos, Estado de Derecho y Democracia en Iberoamérica, además de una licenciatura en Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Recientemente, fungió como directora de Atención al Migrante y después como secretaria de Bienestar en el 23 Ayuntamiento de Tijuana.

Ahí aprovechó al “dos por uno”: desempeñar las labores correspondientes a su cargo, pero también capacitar a todo el personal en materia de igualdad y respeto a la dignidad de las personas.

Ahora, al frente de la subsecretaría de Derechos Humanos de Baja California, Melba Adriana Olvera Rodríguez confía en que lograrán alinear las políticas públicas del estado en torno a la garantía de los derechos humanos de los ciudadanos.

Y es que, comenta, históricamente, la izquierda ha sido quien visibiliza y defiende estas causas. Tan así que, por primera vez, Baja California será liderado por una mujer; algo que hace unos cinco años, Melba Adriana no veía posible.

“Es muy bueno ver una mujer que llega al máximo espacio en el estado”, dice sobre la próxima gobernadora. Foto: Omar Martínez

“La gobernadora es una mujer de leyes, de justicia y tengo tres décadas de mi vida empujando la justicia; entonces, ahora venir a hacerlo desde un espacio de gobierno es una gran oportunidad de mover la maquinaria”, manifestó.

Subraya que es un avance que hoy por hoy, el Gobierno del Estado tenga una subsecretaría encargada de orientar la política en materia de derechos humanos, pero no es cualquier cosa.

“La tarea es titánica porque hay pendientes en prácticamente todas las instituciones”, adelantó.

A continuación, parte de la entrevista con Melba Adriana Olvera Rodríguez, próxima subsecretaria de Derechos Humanos de Baja California.

¿Cómo te sientes por el nombramiento que se te da en el Gobierno Estatal?

“Me siento súper honrada que me haya invitado, ustedes se han dado cuenta de cómo he luchado por hacer visible la injusticia que vivimos las mujeres en el medio, la falta de igualdad de oportunidades para participar en la toma de decisiones. Si en el 2015, alguien me hubiera dicho que en Baja California tendríamos una mujer gobernadora, pues me parecía prácticamente imposible. Poder vivir este momento en la vida política y social del estado es muy bueno, ver una mujer que llega al máximo espacio en el estado y con el honor de que me invite esto a lo que me he dedicado por tres décadas”.

¿Cuál es el estado que guarda Baja California en materia de derechos humanos?

“Es una gran responsabilidad estar aquí conociendo los retos y carencias en el gobierno; haber estado en la CEDH por cuatro años me permitió una radiografía del estado en que nos encontramos y si me preguntaran si mejoró o no, no tendría una respuesta certera, pero hay muchas situaciones que nos dicen que no vamos bien en la materia, el hecho de que tengamos ese ‘focote’ rojo que es la alerta de género, nos dice que tenemos muchos pendientes. Ese es un indicador, pero más allá de cumplir las recomendaciones, me preocupa que no se aprovechen al máximo los espacios de gobierno para empujar una cultura distinta, que en pleno 2021 no podemos entender la desigualdad como algo que se normalice, hay que hacerla visible para erradicarla”.

Respecto a la alerta de género en el estado, ¿cuál es el papel que realizará la subsecretaría a tu cargo?

“Una de las tareas que me ha pedido la gobernadora es dar seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones en tema de la alerta de género, pero las recomendaciones las cumplirán las instituciones de gobierno, la Secretaría de Seguridad, los programas de la Secretaría de Bienestar, es un trabajo colaborativo, porque las recomendaciones de alerta deben cumplirse de manera integral, toca fortalecer las acciones afirmativas”.

¿Qué otras tareas están en tu lista por implementar?

“La Subsecretaría debe incidir en la capacitación de servidores públicos. Pero las instituciones ni conocen sus obligaciones, ni han recibido formación de la materia, entonces no es que los servidores quieren violentar a alguien o no dar un trato digno, sino que hay un desconocimiento. Y esta capacitación debe ser permanente y constante”.

Formar a servidores públicos responsables, parte de su compromiso. Foto: Omar Martínez

“La Subsecretaría tiene un carácter orientativo, no es una subsecretaría operativa porque las obligaciones de garantía de derechos humanos las tiene cada autoridad. Pero sí, desde acá nos toca poner la guía y orientar la política pública del estado para tener ese pleno respeto a la dignidad y a los derechos de todas las personas”.

¿Sería como el otro lado de la función de la Comisión Estatal de Derechos Humanos? La CEDH observa, vigila, recibe quejas, hace recomendaciones; ahora te toca evitar que sucedan esas quejas…

“Hasta ahorita como está diseñada la subsecretaría, es de seguimiento a recomendaciones de la CEDH, que las conozco, tengo clara la última que hice sobre omisiones de salud mental en el estado. Entonces es darle seguimiento a esas recomendaciones y prevenir que haya más recomendaciones por violación de derechos humanos”.

“Pero algo que tengo clarísimo es que prevenir que se violenten estos derechos, es con educación y formación en la materia y a eso le vamos a apostar mucho, por el tiempo que sea necesario. Es abrumador pero emocionante porque estaré del lado del que ‘hay que hacer’ cuando antes estaba del lado donde pedía que se hiciera, decirles ‘cumple’ y ver que muchas veces no se cumplían cosas tan sencillas como modificar reglamentos. Es una tarea grande porque no tenemos un estado formado en derechos humanos”.

Educar para prevenir violaciones a derechos humanos. Foto: Omar Martínez

¿Cómo han resultado las capacitaciones a servidores públicos en esta materia?

“Cuando estaba en el Ayuntamiento, en la Dirección de Atención a Migrante, me pidieron capacitar y yo brinqué de emoción, claro que lo hago aunque no sea para lo que me contrataron. Y hubo servidores públicos que se asustaron, que dijeron ‘¿o sea que puedo ser sancionado si violo los derechos humanos?’, por supuesto, también es tu obligación reparar un daño si lo provocas. Cuando tienes conciencia de lo que implica lo que es ser servidor público, lo piensas muy bien antes de entrar al gobierno. Es una gran responsabilidad estar aquí, lo tenía muy claro desde que estaba en la defensoría, una vez defensora, siempre defensora de derechos humanos

¿Planeas hacer una reingeniería de la subsecretaría?

“Sí y ya el equipo jurídico de la gobernadora está haciendo algunas propuestas de modificaciones no nada más de las secretarías, sino de las normas que ahora están”.

¿Cómo será el tratamiento para estos grupos de atención prioritaria en Baja California?

“Nos queda muy claro que no podemos seguir hablando de grupos vulnerables porque es hasta una manera de revictimizarlos. Hay que hablar de lo que se quiere y lo que se proyecta es ponerlos por enfrente y por eso son de atención prioritaria. Y esta es una medida afirmativa que debe ser temporal, hasta que no tengamos que hablar ni de vulnerables o atención prioritaria, pero por lo pronto es llamarlos así para que vayan a lugares donde no han estado y compensar esa brecha de desigualdad. Si no los pones por enfrente, no compensan esa brecha. Por ejemplo, las personas con discapacidad, si no los pones en algo tan concreto como al frente de la fila del Issstecali, lo pones en desventaja”.

Trabajar para compensar la brecha de desigualdad. Foto: Omar Martínez

¿Por qué no se había hecho antes esto, un enfoque con perspectiva en Derechos Humanos?

Es un tema de cultura. Yo me formé en la defensa de los Derechos Humanos primero por los derechos de la infancia y luego, por los derechos de las personas con discapacidad y ahí encontré que se invisibiliza a las personas que no corresponden al estándar de persona ideal: ser hombre, joven, atleta, alto, rubio y mientras más alejado estabas del estándar, menos posibilidades tenías de un desarrollo pleno en una sociedad, eso viene desde la antigüedad y se hizo gobierno y política pública en base a eso. Tenemos muy poco hablando de inclusión y eso implica que cualquier persona, con cualquier característica, participe de manera activa en la sociedad, pero eso se da en una sociedad respetuosa de los derechos humanos”.

Entonces, desde el aspecto político, ¿consideras que en el próximo Gobierno del Estado sí habrá un entendimiento de los Derechos Humanos?

“¡Claro! Ustedes recordarán antes el pleito por el reconocimiento a los matrimonios igualitarios, los derechos de las mujeres. Estoy contenta de estar en este equipo donde hay perfiles muy buenos, gente que es técnica y especializada en los temas a los que se les ha convocado y creo que sí, en términos de afinidad, la gobernadora es una mujer de leyes, es una mujer de justicia y tengo tres décadas de mi vida empujando la justicia, entonces ahora venir a hacerlo desde un espacio de gobierno, es una gran oportunidad que espero poder mover la maquinaria en menos tiempo del que a lo mejor se espera”.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts