Recetas falsas desde la Secretaría de Salud de BC para surtirse de fentanilo

En el auge del fentanilo como la droga de mayor demanda en Estados Unidos y su frontera con México, cientos de frascos de fentanilo fueron recetados falsamente para el supuesto consumo de 12 pacientes de hospitales públicos de la Secretaría de Salud de Baja California, permitiendo con esto, la liberación de 60 cajas del narcótico capaces de anestesiar a más de 2 mil 500 personas y cuyo valor en el mercado negro alcanza los miles de dólares

 Reportaje Especial

Firmadas por médicos del sector público, con nombres y datos personales de pacientes reales, sellos y folios de control, cientos de recetas oficiales de la Secretaría de Salud de Baja California fueron expedidas y surtidas para obtener narcóticos controlados en cantidades masivas. Entre estos, sobresalen cientos de ámpulas de fentanilo intravenoso, una de las drogas más cotizadas y de mayor valor en el mundo del narcotráfico.

Las recetas para ser surtidas en farmacias de la Secretaría de Salud, supuestamente fueron expedidas a pacientes que fueron dadas de alta luego de dar a luz o a quienes sufrieron a una cirugía en hospitales de Tijuana, cuando en realidad el fentanilo se utiliza en la mayoría de las veces para anestesiar en procedimientos quirúrgicos prolongados o para cuadros de dolor intenso por ser 100 veces más potente que la morfina.

Para esta investigación, PUNTO NORTE revisó decenas de recetas de fentanilo y otros medicamentos controlados, encontrando que tan solo en cinco pacientes del Hospital Materno Infantil, se agotó casi el 12% de la remesa mensual de fentanilo para todo el sector salud del estado.

Todas las prescripciones médicas de esta anestesia fueron firmadas durante meses por una médica directivo, quien recetó a todos los pacientes aplicarse de forma intravenosa 0.5mg/10ml de fentanilo intravenoso durante 30 días seguidos, en su mayoría mujeres que habían atravesado por un parto o una cesárea. 

Las dosis recetadas a pacientes de diversas edades, pesos y diagnósticos, han encendido focos rojos al interior de la Secretaría de Salud del Estado, pues son calificadas como absurdas o exageradas ya que, para surtir cada receta, la farmacia de la dependencia debió entregar hasta cinco cajas, cada una con seis ámpulas, para una sola paciente, cuando para anestesiar a un paciente durante horas en una cirugía prolongada, un médico utiliza menos de una ampolleta.

No se trataría del primer caso en que el fármaco es robado de instituciones públicas en Baja California. Apenas en mayo de 2021, un grupo de trabajadores de un hospital público a cargo de la Secretaría de Salud fue encarcelado por robo de fentanilo.

Burlando los estrictos controles del sector salud, el fentanilo está escapando a ‘cuentagotas’ de los hospitales públicos de Baja California, mediante recetas cuya prescripción no solo resulta injustificable en términos médicos, sino que permitió la liberación de decenas de cajas del codiciado fármaco en tan solo 12 pacientes.

Un anestesiólogo jefe de quirófano en uno de los hospitales públicos de Tijuana, explicó a PUNTO NORTE que con las cantidades de fentanilo dadas en solo una de las recetas que integran este reportaje, le es suficiente para realizar unas 200 cirugías al mes.

30 días fentanilo intravenoso a mujer de 76 años que dio a luz

El fentanilo es un opioide 100 veces más potente que la morfina. Su creación se dio en 1959 como un medicamento para fines analgésicos y anestesiólogos, pero en los últimos años se ha convertido en una de las drogas de mayor demanda tanto en Estados Unidos como en su frontera con México con cada vez más consumidores en ambos países.

Haberse vuelto una sustancia tan codiciada en el mercado negro y la codependencia que genera entre quienes la consumen, son algunos de los motivos de los ‘candados’ que se han colocado para su venta y administración, pero muchas veces son burlados desde el sector salud.

Una serie de recetas sin sustento médico, de acuerdo con especialistas consultados, se emitieron entre 2019 y 2020 en el Hospital Materno Infantil de Tijuana, para así autorizar la entrega de al menos 60 cajas de Fenodid, marca comercial del fentanilo, equivalentes a 360 frascos, cada uno de 10 mililitros.

Algunas recetas caen en lo inverosímil. Una de 10 mililitros de fentanilo diarios por 30 días a una mujer de hoy 78 años (76, al momento de la prescripción) tras supuestamente haber dado a luz.

La misma dosis para una mujer de 76 años que para una de 21 años

Esto cuando el fentanilo se administra vía venosa y solo dentro de hospitales. Por disposición sanitaria oficial, no se pueden entregar las ampolletas a las pacientes una vez que son dadas de alta.

Esto significa que la supuesta paciente de 76 años, en el periodo del puerperio, indica la receta, que comprende el periodo después del parto y hasta la aparición de la primera menstruación, debió estar canalizada durante 30 días para recibir el anestésico cada 24 horas.

Médicos explicaron que para una cirugía general, se administra un máximo de 2 mililitros de fentanilo, esto es cinco veces la cantidad que contiene unas de las seis ampolletas que contiene una caja.

No solo eso, sino que las dosis recetadas para solo cinco pacientes representan el 12% del total de la remesa mensual de fentanilo que reciben los hospitales públicos de Baja California.

PUNTO NORTE buscó a algunas de las pacientes a quienes les fueron expedidas estas recetas que, coinciden médicos, difícilmente les pudieron haber sido administradas debido a la potencia del fármaco.

Una de las supuestas direcciones

En algunos casos, las direcciones se encontraban incompletas, sin número de domicilio o calles que no corresponden a las colonias y fraccionamientos.

En otras situaciones, se trataba de una casa que tenía años de no ser habitada o bien, domicilios inexistentes.

Recetas iguales para pacientes muy diferentes

Por lo menos 12 recetas se expidieron entre 2019 y 2020 en el Hospital Materno Infantil de Tijuana que permitieron obtener de su farmacia 60 cajas de Fenodid, marca comercial del fentanilo.

Esta cantidad de fármaco representa más de la mitad de la dotación total del fentanilo que recibió el hospital en ocho meses.

Si bien el fentanilo es un anestésico cada vez más usado en cirugías, la prescripción de al menos doce recetas a las que PUNTO NORTE tuvo acceso revelan una serie de inconsistencias.

De entrada, la misma dosis fue recetada por el mismo periodo a mujeres de distintas edades y pesos para diferentes procedimientos ginecológicos u obstetras.

En una de las prescripciones, a una joven de 27 años le recetaron 0.5 miligramos o 10 mililítros (ml) de fentanilo cada 24 horas por treinta días, para aliviar el dolor de un aborto diferido.

Un procedimiento en el que, de acuerdo con médicos consultados, el fentanilo sería opcional, nada más utilizado al momento de la intervención y no durante 30 días.

Además, y en todo caso, una dosis de misoprostol es suficiente para relajar a la paciente y lograr expulsar el producto, sin necesidad de recurrir al fentanilo.

Especialistas coinciden en que la dosis rebasan el verdadero uso del anestésico en cirugías. Foto: Omar Martínez

Otra paciente de 21 años supuestamente habría recibido 10 mililitros de fentanilo diarios por treinta días, como tratamiento posterior a una cesárea.

Y para una salpingoclasia o ligadura de trompas de Falopio, a una paciente nacida en 1992 también le recetaron 10 mililitros de fentanilo intravenoso diarios, por un mes.

“Quizá lo utilizaron cuando hicieron el bloqueo (anestesia), a veces se usa para que no duela al momento de la cirugía, pero ya no como postoperatorio, esas no son cirugías que duelan tanto”, mencionó un médico consultado.

Otro especialista lo explica así. De haberle sido administrados 10 mililitros diarios por 30 días a una mujer es como si se le hubiera mantenido completamente sedada por ese periodo para realizarle una cirugía por día. Solo así tiene justificación y ni siquiera resulta viable.

Las recetas, todas ellas con folios, tipografía y tinta continuos que parecieran haber sido expedidas en el mismo momento, una tras otras, están firmadas por Luz Elena Aburto Márquez, quien en ese entonces era directora del Hospital Materno Infantil.

La ex directora del Hospital Materno Infantil

Recetar fentanilo para los procedimientos quirúrgicos como una cesárea es algo normal. También suministrar el opioide, vía intravenosa, para aminorar el dolor post-parto, pero ¿una ampolleta diaria y por treinta días?

“Para una cirugía electiva, treinta días de fentanilo es mucho; generalmente se usa dos o tres días máximo, a veces se aplica una sola dosis porque el paciente siente dolor y con eso es suficiente”, explicó Uriel Rico, médico internista e intensivista del Hospital Del Prado, quien fue consultado por PUNTO NORTE sobre las dosis adecuadas para este tipo de procedimientos.

El especialista detalló que en el caso concreto de una cesárea, para anestesiar a una paciente por lo general se utilizan de 100 a 200 microgramos de fentanilo; “no usas ni una ámpula”.

Bajo esta lógica, recetar cinco cajas con seis ampolletas cada una, para un cuadro donde solo se necesitaría un frasco, resulta irregular.

Y la irregularidad en la disposición de esta sustancia no es cualquier cosa.

Baja California, la frontera por donde más fentanilo entra a Estados Unidos

Se trata de “la droga de moda” y el enemigo público número uno de Estados Unidos, donde su consumo ocupa el primer lugar en muertes por sobredosis.

Esto es porque su uso no es solo dentro de hospitales. Estados Unidos enfrente una crisis a causa del fentanilo, la droga de mayor demanda en sus calles y por ende, en la que los ojos del crimen organizado están puestos.

Dean Kerby, químico forense en la DEA, sector San Diego, explicó en junio a PUNTO NORTE, que el fentanilo no solo es más barato y rápido de producir que otras drogas, sino que es mucho más potente y adictivo.

El experto de la DEA explicó que un laboratorio clandestino puede producir, en tan solo seis horas, suficientes pastillas para venderlas en 10 mil dólares en las calles de Estados Unidos.

Pastillas de fentanilo decomisadas tras ser producidas en laboratorios clandestinos

Por su parte, la Patrulla Fronteriza estima que en el sur de California, un kilogramo de pastillas de fentanilo alcanza un valor de hasta 35 mil dólares.

De ahí que un frasco de 10 mililitros de fentanilo puro, la presentación más común en el sector médico, tenga tanto valor en el mercado negro.

Expertos consultados por este medio detallaron que el fentanilo en su presentación de ampolleta es vertido sobre superficies metálicas, las cuales se exponen a altas temperaturas hasta que el líquido se evaporiza.

El vapor es recogido con otros instrumentos de laboratorios y se espera su solidificación. Una vez que se obtiene el polvo, una especie de cristales, se mezcla con otros químicos para producir las pastillas que se trafican.

México, hoy por hoy, es el principal productor y distribuidor de fentanilo, desplazando a Asia.

Y Tijuana es punto clave para organizaciones criminales que quieren cruzarlo a la Unión Americana.

Cifras de la DEA indican que California fue el estado donde más fentanilo se decomisó en el año 2019 y cada año, se reportan más consumidores en territorio mexicano.

Mientras que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) reportó durante el año fiscal 2021 (del 1 de octubre de 2020 al 30 de septiembre de 2021) el decomiso de 474.2 libras de fentanilo en su sector San Diego y El Centro, que componen la frontera de California con Baja California.

Esto equivale a 215 kilogramos valuados en 7 millones 525 mil dólares. La cifra representa un incremento del 5 por ciento respecto al año fiscal 2020.

¿Por qué el fentanilo es tan codiciado? El Instituto Nacional contra el Abuso de las Drogas en Estados Unidos refiere que es 100 veces más fuerte que la morfina y combinado con otras sustancias, como la heroína, cocaína o metanfetamina, tiene un efecto potente.

También puedes leer Localizan droga nuevamente en Bodega Aurrerá; son casi 3 kilos de fentanilo

Para fines “recreativos”, el consumidor necesita apenas una dosis mínima, lo que se traduce en una droga fácil de popularizar.

“Es más barato de producir, con un menor riesgo y las ganancias son muy altas por la demanda…”, explica el doctor José Andres Sumano Rodríguez, investigador del Departamento de Estudios Culturales del Colegio de la Frontera Norte.

Su “hit” nace en Estados Unidos a raíz de una mala práctica médica: prescripciones excesivas hicieron que pacientes con dolores crónicos generaran codependencia.

Los efectos inmediatos son de placer y euforia, por la activación de receptores en el cerebro, que causan la infusión de dopamina; esta sensación dura de tres a cuatro horas.

Pero también provoca náuseas, vómitos, somnolencia y en su instancia más extrema, paros respiratorios.

La materia prima en el sector salud

De hecho, el boom del fentanilo en las calles y las redes criminales ha puesto en aprietos al sector salud, donde la sustancia se ha vuelto indispensable para cirugías o atención a pacientes en condiciones críticas, como algún cuadro de cáncer avanzado.

El directivo del Hospital del Carmen, el médico anestesiólogo Alfonso Romo Zúñiga, relató que hace más de un año hubo una escasez de fentanilo, por lo que debieron hacer uso de otras sustancias para poder anestesiar a los pacientes durante las cirugías.

“A PISA (farmacéutica que produce el Fenodid), los estaban mandando en camiones y les robaban esos camiones en carretera; entonces PISA tomó la decisión de solo vender a hospitales e instituciones”, platicó.

También pasó con la efedrina, un medicamento con efectos parecidos a las anfetaminas que ayuda a reducir la sensacion de fátiga e incrementar el estado de alerta.

“Por seis meses nos quitaron la efedrina porque sirve para hacer meta (metanfetamina); una es el uso médico y otra que los condenados le quiten la oportunidad a una paciente que necesita el fármaco”, reprochó el especialista, quien forma parte del Colegio de Anestesiólogos de Tijuana.

La escasez de fentanilo también la experimentó el médico internista e intensivista del Hospital del Prado, pero hace seis meses.

“Había desabasto en la ciudad, no podías conseguirlo para uso médico, teníamos que buscar otras opciones, probablemente por este uso ilegal, tiene que hacerse todo protocolizado”, abundó el doctor Rico.

Las restricciones para acceder a medicamentos del “Grupo 1”, donde se enlistan los opioides como el fentanilo, no solo generan un “mercado negro” para grupos criminales: “en las clínicas chiquitas, no pueden adquirir el fármaco porque no son hospitales, no tienen prescripción, no les venden en farmacia, entonces eso ha hecho que también la gente comience a entrar al mercado informal”, añade Romo, directivo del hospital privado.

El codiciado y potente fármaco. Foto: Omar Martínez

También algunas clínicas y médicos que no cuentan con infraestructura o acceso a los permisos de la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), lo buscan de forma clandestina.

“Sí pasa… se los ‘vuelan'”, reconoce uno de los médicos del sector público que accedió a hablar con PUNTO NORTE, bajo el anonimato.

La sustracción ilegal de fentanilo en el sector salud público ya ha sido documentada y sancionada no solo en el país, también en Baja California.

El antecedente

En mayo de 2021, cuatro ex empleados de la Secretaría de Salud del Estado fueron presentados ante un juez de control tras ser acusados por la Fiscalía General del Estado del delito de peculado, después de que extrajeran por lo menos mil 633 cajas de fentanilo, en un periodo de enero a diciembre del 2018.

Los cuatro ex servidores públicos fueron vinculados a proceso por el juez y se encuentran en prisión conforme continúa el caso en el juzgados.

Cada caja contenía seis ampolletas de Fenodid con solución inyectable de 0.5 mg o 10 mililitros; la misma presentación que se recetó de forma irregular en el Hospital Materno Infantil de Tijuana dos años antes.

Todas las recetas fueron expedidas en el Hospital Materno Infantil. Foto: Alejandro Gutiérrez

Los hoy detenidos, identificados como Carlos Alejandro, Gerardo Antonio, Lorenzo y Bladimir, trabajaban en el área de Almacén del Instituto de Servicios de Salud Pública (ISESALUD) en Maneadero, Vicente Guerrero y avenida Ruiz, del puerto de Ensenada.

También puedes leer Vinculan a cuatro ex empleados de la Secretaría de Salud por robo de fentanilo

Información de la Fiscalía Regional de Ensenada detalla que los cuatro ex empleados de Salud del Estado actuaron en perjuicio de la institución.

Sin embargo, esta acción “podría estar contribuyendo en el incremento de los riesgos contra la salud pública y por ende a la posible comisión de conductas competencia de la federación”.

Acceder a una ampolleta de fentanilo conlleva una serie de pasos y controles, precisamente para llevar un registro ante Cofepris, la unidad hospitalaria y evitar irregularidades.

Cada receta lleva el nombre de la dosis, cantidad, nombre del paciente, dirección y diagnóstico. El control es a nivel Cofepris e interno.

Y pese a ser muy utilizado por los médicos, no existen las grandes bodegas con centenares de caja en los hospitales.

“La caja tiene seis ampolletas; si yo receto una diaria por cinco días, no le dejo la sexta, porque esa es la ley. Y si esa ampolleta no entra en la prescripción, para andar en la calle con fentanilo, debes tener la receta del opioide; te encuentran con fentanilo y sin receta, es un delito”, sostuvo el anestesiólogo Alfonso Romo Zúñiga.

Romo relató además que, durante su ejercicio al interior del Hospital Materno Infantil de Tijuana, en la pasada administración estatal, el control de estos medicamentos fue estricto.

Alfonso Romo Zúñiga. Foto: Omar Martínez

“Todo lo demás es por debajo del agua, ¿cómo lo hacen? honestamente no sé… es un proceso muy delicado, si Cofepris encuentra algo, cierra el hospital”, afirma.

Según documentos a los cuales tuvo acceso PUNTO NORTE, entre 2019 y 2020, el Hospital Materno Infantil de Tijuana expidió recetas para disponer de fentanilo, morfina y benzodiazepinas para distintos procedimientos.

Los medicamentos son herramientas para el desempeño diario. Lo que no coincide son las cantidades, los días y los diagnósticos.La mayoría se trata de cesáreas, partos prematuros, abortos, un caso por salpingoclasia y tratamientos postparto.

Por lo general, un anestesiólogo utiliza una ampolleta de fentanilo o quizá dos para una cirugía muy prolongada.

Ahí radican las inconsistencias: médicos del Hospital Materno Infantil recetaron 10 mililitros de fentanilo cada 24 horas por 30 días a por lo menos doce mujeres. O al menos eso indican recetas en poder de PUNTO NORTE.

Este medio de comunicación buscó contactar a las pacientes que, de acuerdo a los documentos expedidos por el Hospital Materno Infantil de Tijuana, recibieron altas dosis de fentanilo para sus tratamientos gineco-obstétricos. Personas no localizadas, direcciones que no corresponden a la realidad o mudanzas, fueron algunos de los hallazgos.

Otras de las supuestas direcciones escritas en las recetas

Sin embargo, lo recetado con el diagnóstico no tiene una lectura lógica para los especialistas.

“En algunos casos sí es necesario; pacientes con cáncer o dolor crónico lo toman de forma crónica o en parches, otras presentaciones, hay candidatos para un uso de tanto tiempo”, comenta el médico intensivista, Uriel Rico.

Pero también subraya que “para que un paciente reciba fentanilo treinta días, como una receta, es algo no común”.

Otros médicos consultados por este medio de comunicación coincidieron e incluso fueron más allá en sus conclusiones.

“Definitivamente se los deben haber robado, no hay manera”, expresó uno de los especialistas entrevistados, quien prefirió mantenerse en el anonimato.

De acuerdo a ISESALUD, en una solicitud de información disponible en la Plataforma Nacional de Transparencia, al mes adquirían alrededor de 261 cajas de fentanilo, para todo el estado, variando dependiendo de la demanda de cada unidad hospitalaria.

En ese mismo periodo, de 2018 a 2019, la institución estatal dijo no haber tenido reporte de faltante o extravío de fentanilo en los hospitales de Baja California bajo su jurisdicción.

Sobre el uso de dosis de fentanilo, en el periodo que abarca julio de 2018 a febrero de 2019, el Hospital General de Mexicali fue la unidad con más uso de fentanilo, con la disposición de 656 cajas, seguido del Hospital General de Tijuana, con 400.

El Hospital Materno Infantil se ubica en el antepenúltimo lugar de la lista, con la utilización de 118 cajas (es decir, poco más de 700 ampolletas) en un lapso de ocho meses.

Meses después, de junio a octubre de 2019, el Hospital Materno Infantil de Tijuana recetó 60 cajas del analgésico, nada más por doce pacientes.

El mes donde más requerimientos de fentanilo hubo, fue en octubre de 2019, poco antes de que finalizara la administración de Francisco Vega de Lamadrid: por lo menos 30 cajas de Fenodid para casos de cesárea, abortos, entre otros procedimientos del índole.

Es decir, que nada más en cinco pacientes se agotó casi el 12% de la remesa mensual de fentanilo para todo el sector salud en Baja California.

Para el doctor José Andres Sumano Rodríguez, investigador del Departamento de Estudios Culturales del Colegio de la Frontera Norte,  el boom del fentanilo tanto en Estados Unidos como en el narcomenudeo fronterizo, ha desencadenado redes entre grupos delictivos y trabajadores de la salud, para conseguir la sustancia.

En el caso del sector salud, planteó que “aprovechan la infraestructura que ya hay, a través de la corrupción, y obtener el producto para venderlo en el narcomenudeo, es un riesgo, pero el negocio está ahí”.

Agregó que uno de los grandes retos, al menos para las instituciones de salud, será revisar si los controles sobre la disposición de medicamento controlado están funcionando y “que después no veamos escenas de hombres armados, robando las bodegas”.

Un hecho reciente se registró en mayo de 2019, en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Sonora, cuando un comando armado irrumpió en el área de farmacias, llevándose fentanilo y otras drogas controladas.

Mientras, en Baja California, los grupos dedicados al narcotráfico le apuestan a laboratorios caseros.

“La química sintética en México ha progresado mucho y es de todos sabido, que México tiene fama de hacer muy buenas drogas”, reconoce Alfonso Romo.

También Sumano Rodríguez  apunta a que el robo de fentanilo en instituciones públicas “todavía no es un problema tan marcado, porque los grupos criminales se dan cuenta que es más práctico montar laboratorios en cuatro paredes”.

Pero no por ello el fentanilo que ingresó al país por la vía legal deja de ser una tentación, sea para uso ‘recreativo’ o para utilización médica clandestina.

Y las recetas “infladas”, con nombre y dirección de pacientes reales, son la vía segura para obtener el tan cotizado opioide.

 

A continuación la base de datos con las recetas revisadas por PUNTO NORTE

1X María Fernanda 21 años Puerperio quirúrgico 5 cajas con 6 ampolletas de fentanilo (Fenodid). 0.5mg o 10 ml cada 24 horas por 30 días SSA Cofepris 13-06-2019
2X Lidya 76 años Puerperio, fijación de cúpula vaginal, plastia anterior y posterior 5 cajas con 6 ampolletas de Fenodio (fentanilo). 0.5mg ó 10 ml cada 24 horas por 30 días SSA Cofepris 6-06-2019
3X Giselle del Rosario 24 años Puerperio quirúrgico, analgesia obstétrica 5 cajas con 6 ampolletas de Fenodio (fentanilo). Una ampolleta cada 24 hr por 30 días SSA Cofepris 20-07-2019
4X Melanye 21 años Embarazo 38 semanas, cesárea 5 cajas con 6 ampolletas de Fenodio. Una ampolla cada 24 hrs por 30 días SSA Cofepris

15-09-2019

5x Martha Agustina 25 años Aborto incompleto 5 cajas con 6 ampolletas de Fenodio. Una ampolla cada 24 hrs por 30 días SSA Cofepris 24-09-2019
6x Ariana 25 años Embarazo 38.5 más Trabajo de Parto Fase Activa, Analgesia obstétrica 5 cajas con 6 ampolletas de Fenodio por 30 días Sin fecha
7X Alma Natalia 27 años Aborto diferido 10 ml de fentanilo diario por 30 días SSA Cofepris 2-10-2019
8X Miriam 21 años Aborto 10 ml de fentanilo diario por 30 días SSA Cofepris
3-10-2019
9X Cynthia Ariadne 25 años NA 10 mil de fentanilo diarios por 30 días SSA Cofepris 03-10-2019
10X María del Carmen 32 años SN 10 ml fentanilo diarios por 30 días SSA Cofepris
06-10-2019
11 Rosa Haydé 27 años Oclusión Tubaria Bilateral (Salpingoclasia) 10 ml de fentanilo diarios por 30 días SSA Cofepris 06-10-2019
12 María Guadalupe 23 años Aborto incompleto 10 ml de fentanilo cada 24 hrs por 30 días SSA Cofepris 08-10-19

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts

Egresada de Lengua y Literatura de Hispanoamérica por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y diplomada en Periodismo por la Universidad Iberoamericana del Noroeste. Se ha desempeñado como reportera, editora, conductora, productora y jefa de información en diversos medios de comunicación regionales y nacionales por más de una década. Asesora parlamentaria en la LXIII Legislatura y poeta de ocasión.