Gobierno de Marina anuncia acciones para detener el derrame de aguas contaminadas al mar, EU pondrá 300 millones de dólares

Tijuana.- Como una alternativa de solución para abatir la contaminación del Río Tijuana y frenar el flujo de aguas residuales al mar, lo que han afectado de manera significativa a la región Tijuana-Imperial Beach-San Diego, la Planta Internacional de Tratamiento de Aguas Residuales (PITAR) podría ampliar su capacidad al doble.

Con esto, gran parte de las aguas residuales generadas en México y que de manera natural se dirigen hacia territorio norteamericano, serían previamente tratadas en esa instalación ubicada del otro lado de la frontera, incluyendo las aguas pluviales.

El titular de Secretaría para el Manejo, Saneamiento y Protección del Agua (SEPROA) en el estado, Francisco Alberto Bernal, explicó que esta propuesta emana de un estudio que realizó la Agencia de Protección Ambiental, EPA por sus siglas en inglés, para ver de qué manera pueden coadyuvar a combatir esta problemática ambiental de alcance binacional.

Luego de participar en reuniones con autoridades de ambos lados de la frontera, anunció que de este lado de la frontera también se prevén obras complementarias, como la rehabilitación de infraestructura de saneamiento y reúso de agua residual de las plantas La Morita y Arturo Herrera.

El funcionario precisó que tanto la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), como la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), cuentan con 15 proyectos prioritarios de saneamiento para la frontera norte, por un monto de dos mil 411 millones de pesos.

CONAGUA ya presentó una solicitud de recursos ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por un total de mil 665 millones de pesos, para apoyar las acciones de las autoridades norteamericanas, a través de proyectos como la rehabilitación de colectores y emisores.

Para SEPROA, la estrategia para dar solución definitiva es que ambos países destinen recursos financieros para cumplir con las obligaciones internacionales en materia ambiental, en donde tanto México como Estados Unidos resulten beneficiados.

“De esta manera podremos contar con una clara identificación e implementación de acciones complementarias en nuestro país, que permitan lograr un programa de acciones en beneficio de ambas naciones”, manifestó.

El funcionario estatal hizo referencia a la reciente visita del Embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, quien en reunión con la gobernadora Marina del Pilar Ávila, abordó el tema de los flujos transfronterizos de aguas residuales, en donde la EPA informó que cuentan con 300 millones de dólares para invertirlos en territorio nacional.

Recordó que incluso está estipulado en el T-MEC que la EPA debe coordinarse con dependencias elegibles para obras de saneamiento en la cuenca del Río Tijuana en territorio norteamericano.

El pasado 12 de mayo, en plena campaña, Marina del Pilar Ávila presentó sus propuestas en materia ambiental desde el kilómetro 19 de la carretera de cuota Tijuana-Rosarito, justo donde desembocan mil 800 litros por segundo de aguas residuales, que se vierten desde la planta de tratamiento de Punta Bandera, según datos de la ahora gobernadora.

Ahí, propuso retomar la construcción del colector costero Tijuana-Rosarito, una obra abandonada por los gobiernos anteriores, que acusó, fueron los causantes de la crisis ambiental.

Para la construcción de dos plantas de tratamiento se requieren alrededor de mil millones de pesos; no descartó, cuando estaba en campaña, recurrir a la iniciativa privada.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts

Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Más de 21 años de experiencia como colaboradora en medios locales para educación, salud, empresarial, gobiernos, partidos políticos y deportes. Primera ganadora del Premio Tijuana Joven en el Mérito en Periodismo y Comunicación Social. Diplomada en Periodismo por la Universidad Iberoamericana (campus Tijuana) y Mención Honorífica por el Tecnológico de Monterrey.