Declaran “alerta máxima” por vapes y en BC clausuran máquinas expendedoras

Tijuana.- Este jueves, el mismo día que la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) declaró “alerta máxima” en el país por los cigarros electrónicos, autoridades en Baja California clausuraron más de una decena de máquinas expendedoras de estos productos.

Erwin Areizaga Uribe, comisionado estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios, explicó que se trató de un operativo simultáneo en todo el estado, recorriendo establecimientos conocidos como “smoke shops” y centros comerciales.

El comisionado estimó que en Baja California habría hasta 15 máquinas expendedoras de “vapes” y después de esta jornada, habrían sacado de circulación al menos diez.

Coca Cola

El operativo de verificación de vapeadores y cigarros electrónicos arrancó con la inmovilización de una máquina en un centro comercial de Las Palmas, pero también se detectaron estos dispensadores en Plaza Galerías, Plaza Coronado, entre otros.

“Hay otros establecimientos en Centro, la avenida Revolución, que de igual manera comercializan estos productos, se acudió en Tijuana, Mexicali y Ensenada”, apuntó.

El saldo fue de siete máquinas inmovilizadas en Tijuana y cuatro más en Mexicali.

La mayoría se trató de máquinas expendedoras en centros comerciales, las cuales están ubicadas en zonas comunes, sin intermediarios, por lo que no se pudo localizar a los propietarios o responsables de las mismas para notificarles.

“Aseguramos la máquina, la sellamos, la desconectamos, donde se ingresa el recurso y donde sale el producto se colocan sellos y como no tenemos facultad de decomisar la máquina como tal, buscamos a los propietarios”, detalló.

Areizaga Uribe dijo que intentaron localizar a los dueños de las máquinas, a través de los números telefónicos señalados en el aparato, sin obtener respuesta.

“Estamos a la espera de que nos contacten para un apercibimiento en primera instancia”, refirió.

En caso de ser reiterativo o haber otras agravantes, ya se podría hablar de una sanción económica.

Lo que sí es muy claro, dijo, es que no podrán volver a operar, ya que son productos irregulares o que no fueron legalmente importados al país.

Además de que, al no haber un responsable de la venta, es de fácil acceso para menores de edad.

Se presume que estas máquinas y productos habrían ingresado al país de manera irregular o en “operación cajuela” ya que, según indicó el comisionado, la Ley General de Control del Tabaco, en su artículo 16, incluso prohíbe su venta, distribución y producción en el país.

“Particularmente en el estado, por la cercanía con Estados Unidos se ha incrementado su distribución de manera ilegal o irregular”, refirió Areizaga Uribe.

La “alerta sanitaria máxima” sobre estos productos fue emitida este jueves 19 de mayo, en conjunto por la Cofepris y la Secretaría de Gobernación

En el documento, la autoridad federal recalcó “los riesgos a la salud que representan los productos comúnmente denominados vapeadores en todas sus modalidades” y adelantó que junto a la Segob, trabajan en una estrategia de prevención y control.

Detallaron, por ejemplo, que la inhalación de acetato de vitamina E, una sustancia encontrada en los dispositivos de vapeo, representa un riesgo alto de generar enfermedades respiratorias agudas o hasta la muerte.

También refieren que los cigarros electrónicos contienen sustancias tóxicas y compuestos cancerígenos, por lo que urge detener el consumo.

En ese sentido, Erwin Areizaga Uribe dijo que a nivel local, buscan desmentir dos premisas que se han difundido sobre los “vapes”.

“Contrario a lo que se publicita, de que puede ser un producto alternativo para iniciar el dejar de fumar, no está comprobado científicamente y en la mayoría de estos productos tienen nicotina que es muy adictivo para el organismo”, apuntó.

El titular de COEPRIS hizo un llamado a la población no solo para que se abstenga de consumir o de comercializar estos cigarros electrónicos o vapeadores, sino para que denuncie cuando detecte la venta o presencia de estas máquinas irregulares.

“Tenemos un mecanismo de denuncia, a través de la propia página de Cofepris, para atender, acudir y proceder a hacer lo que nos corresponde”, finalizó.

+ posts

Egresada de Lengua y Literatura de Hispanoamérica por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y diplomada en Periodismo por la Universidad Iberoamericana del Noroeste. Se ha desempeñado como reportera, editora, conductora, productora y jefa de información en diversos medios de comunicación regionales y nacionales por más de una década. Asesora parlamentaria en la LXIII Legislatura y poeta de ocasión.