Con “abrazos de mamá”, se unen familias en Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+

La marcha convocó a miles de personas. Foto: Alejandro Gutiérrez

Tijuana.- Sosteniendo una pancarta con la leyenda “mi hija no es ropa para estar en el closet o tener etiquetas”, una madre de familia aprovechó la Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+ para hacer un llamado de respeto e igualdad para la diversidad.

“Estoy aquí por mi hija, porque si nosotros no apoyamos a nuestros hijos, ¿quién?, al cien con ellos, no hay de otra, ella es mi bebé y es una hermosura”, expresó.

Ella fue una de las tantas madres y padres que participó en la 27 edición de la Marcha del Orgullo de este sábado, junto a miles de personas más que se dieron cita en la Zona Centro de Tijuana para pintar de arcoiris las principales vialidades.

Familias respaldaron a la comunidad LGBTTIQ+ Foto: Alejandro Gutiérrez

La marcha partió pasadas las 5:00 de la tarde de la calle Mutualismo y Primera, con carros alegóricos, camiones de carga acondicionados como pista de baile, vehículos con consignas y banderas, así como un contingente multicolor que buscaba la visibilidad.

En esta edición, las pancartas con mensajes como “Abrazos de mamá” fueron una constante a lo largo de todo el trayecto.

“Es la primera vez que vengo y me dan ganas de llorar, ellas están en la marcha y aquí estoy apoyando porque hay mucha gente que no las quiere, las tratan mal y no se vale, yo pido que no sean malos, que las dejen ser”, compartió una mujer, que acompañaba a sus dos hijas.

Isabel es otra de las madres que llevó sus “abrazos” hasta la marcha. Ella acudió junto a Abril, quien se dijo afortunada de poder contar con la compañía de sus padres en este evento.

La marcha tomó la avenida Revolución en el centro de Tijuana. Foto: Alejandro Gutiérrez

“Es muy bonito porque muchas personas del colectivo no tienen a sus mamás, no los aceptan y yo sí cuento con ella”, celebró la joven estudiante.

Madre e hija son originarias de Guanajuato y próximamente vivirán aquí en Tijuana; donde esperan encontrar una comunidad abierta y de respeto para ellas.

Esta Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+ tuvo una mística similar a la del 2021, cuando habían pasado apenas unos cuántos días de la aprobación de los matrimonios igualitarios en el Congreso del Estado de Baja California.

A un año de distancia, algunos asistentes celebraron que hoy es posible unir sus vidas en matrimonio sin un amparo de por medio.

Exigieron respeto y visibilidad. Foto: Alejandro Gutiérrez

También hay una Ley de Identidad de Género aprobada en enero pasado, por la que se faculta la expedición de nuevas actas de nacimiento, con la identidad de género correcta.

Pero para la comunidad LGBTTTIQ+, todavía hay un largo camino por recorrer.

“Queremos los mismos derechos, aunque estamos en una época más avanzada, se siguen viendo cosas como la discriminación, sabemos que no se va a erradicar por completo”, compartió un joven activista.

Alguien más -quien pidió conservar el anonimato- señaló que, por ejemplo, como estudiante de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) todavía se siente observado cuando utiliza los baños.

“Cambiaron el lema, nada más falta que orienten también a sus maestros, para que haya más empatía para los alumnos que no nos identificamos con el sexo, ya sea hombre o mujer”, compartió.

Se trata de la segunda marcha que se realiza después de la pandemia. Foto: Alejandro Gutiérrez

El circuito de la marcha, en su 27 edición, recorrió la calle Segunda hasta avenida Constitución y después virar hacia la Revolución con rumbo a Plaza Santa Cecilia, donde se realizaría el evento protocolario final.

La venta de banderas con los colores de arcoíris y hasta “mariconchas”, panes con los colores de la bandera LGBT+ abundaron esa tarde.

Participaron también organismos de la sociedad civil, bares y antros de la comunidad LBGT y con respecto a las autoridades, acudió la diputada federal Evangelina Moreno Guerra.

“Que sigan adelante, el amor es libre”, expresó a PUNTO NORTE en la marcha.

Pese a que el año pasado, la entonces alcaldesa Karla Ruiz MacFarland incluso casó a una pareja en plena marcha, convirtiéndose en la primera titular del Ayuntamiento en acudir a una Marcha del Orgullo, esta vez no acudió Montserrat Caballero.

Asistentes celebraron el cambio en la legislación como el matrimonio igualitario y la Ley de Identidad de Género. Foto: Alejandro Gutiérrez

En su lugar, acudió la subdirectora de Diversidad del Gobierno Municipal, Regina Cornejo.

Al final, entre la música, las porras y el claxon de camiones y autos, el mensaje de los asistentes fue contundente: el amor es libre y los derechos humanos no conocen de género.

Así lo expresó Araceli, una de las asistentes que aguardó en la banqueta de calle Segunda, vitoreando a los carros alegóricos y marchantes.

“Para mí, todos somos iguales, cada quién puede ser lo que quiera, somos seres humanos y nada más; yo veo bien que hayan cambiado la legislación porque todos somos humanos y tenemos los mismos derechos, para los derechos humanos no hay género”, enfatizó.

+ posts

Egresada de Lengua y Literatura de Hispanoamérica por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y diplomada en Periodismo por la Universidad Iberoamericana del Noroeste. Se ha desempeñado como reportera, editora, conductora, productora y jefa de información en diversos medios de comunicación regionales y nacionales por más de una década. Asesora parlamentaria en la LXIII Legislatura y poeta de ocasión.