Reabre clínica donde murió una mujer durante cirugía, pero Hospital Jerusalem sigue clausurado

Tijuana.- El secretario de Salud del Estado, Adrián Medina Amarillas, confirmó este miércoles que la clínica Diagnosis ya reanudó operaciones, después de su clausura en julio pasado, por el fallecimiento de una paciente que se practicó una cirugía estética.

“Ya está abierto porque el reporte de la Fiscalía fue que no había una situación en especial, que obligara a que siguiera cerrado”, informó en la conferencia de prensa Miércoles de Mañanera, en la ciudad de Mexicali. 

Sin embargo, el Hospital Jerusalem, donde semanas antes falleció otra mujer, esposa del vicecónsul de Guatemala en Denver, Colorado, se mantendrá clausurado, en tanto no cumplan con los requerimientos que por norma, deben acatar.

“El Hospital Jerusalem, ese sí no está abierto, ni está influido en el código QR o no debiera estar”, sentenció Medina Amarillas.

Y es que a raíz de al menos tres fallecimientos de pacientes que acudieron a distintas clínicas de Tijuana para someterse a una cirugía estética, la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coepris) emitió un listado o QR con los establecimientos que tienen toda su documentación en regla para funcionar. 

El secretario de Salud recalcó que en el caso del Hotel Jerusalem “ese hospital no va a poder abrir”, porque no nada más es el hecho de que la paciente, de nombre Maria José, falleció después de un procedimiento plagado de inconsistencias.

“Tiene una serie de irregularidades, no tiene responsable sanitario, no tiene permiso de funcionamiento, no tiene muchos procesos que exigimos a todos los establecimientos de salud  para que les podamos permitir el funcionamiento y que den un servicio seguro a la población”, dijo el funcionario de salud.

También puedes leer Clínica Diagnosis, donde falleció mujer tras cirugía plástica, funcionaba sin licencia de operación  

La clínica Diagnosis, la cual antes tenía el nombre de Beauty Diagnosis, localizada en la Zona Río Tijuana, fue suspendida por la Coepris desde el pasado miércoles 27 de agosto, cuando se reportó el fallecimiento de Liliana Carolina Gastélum, tijuanense de 37 años.

De acuerdo al testimonio de sus familiares, la madre de tres pequeños había ingresado por la mañana a una cirugía y los médicos responsables nunca le informaron en qué momento salió del quirófano, mucho menos cuando agravó su salud ni cuándo ni cómo murió. 

Un día después, inspectores de Coepris colocaron los sellos en el establecimiento, ya que no presentaron documentación necesaria, entre ellos la licencia de operación “que es lo fundamental”, según declaró en aquel entonces Erwin Areizaga, titular de la Comisión. 

Mientras que el Hospital Jerusalém, en Playas de Tijuana, estaba suspendido por la misma autoridad sanitaria desde el 31 de enero e incluso se impuso una multa de 38.5 millones de pesos en abril, por reincidir.

La primera suspensión no detuvo a los responsables del pequeño establecimiento, sino que continuaron ofreciendo sus servicios e incluso violentaron los sellos de Coepris, lo que constituye un delito, por lo que la Fiscalía General del Estado aseguró el inmueble.

María José Chacón, de nacionalidad guatemalteca, falleció el 4 de julio en esta ciudad, mientras se recuperaba de una cirugía estética en dicho lugar.

También puedes leer Multan con 38.5 millones de pesos a Hospital Jerusalem: había médicos y enfermeros sin título 

Además de ser atendida en un lugar con suspensión definitiva, hubo versiones encontradas por parte de los médicos, quienes dijeron haberla operado en el Hospital Florence, pero en dicho lugar, negaron que se hubiera atendido una persona con ese nombre.

Ante las acusaciones de extorsión por parte de inspectores de Coepris a establecimientos de estos giros, la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda dijo que estarían investigando y si se demuestra un acto de corrupción, dicho funcionario estará fuera.

“Di instrucción de manera inmediata que se proceda la investigación y actuar en consecuencia con la interposición de recursos ante la Secretaría de Honestidad”, afirmó.

+ posts

Egresada de Lengua y Literatura de Hispanoamérica por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y diplomada en Periodismo por la Universidad Iberoamericana del Noroeste. Se ha desempeñado como reportera, editora, conductora, productora y jefa de información en diversos medios de comunicación regionales y nacionales por más de una década. Asesora parlamentaria en la LXIII Legislatura y poeta de ocasión.