Vecinos del Murúa viven entre inundaciones de aguas negras

Las aguas negras inundan varias calles de colonias del Murúa y se vuelven intransitables, además de que el olor es insoportable

Tijuana.- Los constantes pronósticos de lluvias durante la presente temporada, condición que se extenderá durante los próximos meses, aumentan la preocupación de habitantes de la zona del Murúa por la problemática de aguas negras en sus calles, misma que sufren durante todo el año, pero crece y origina inundaciones más severas cuando llueve.

Durante el periodo de lluvias en Tijuana, las vialidades de varias colonias de esa zona se vuelven intransitables, denunciaron afectados ante PUNTO NORTE.

No se puede caminar por ellas y ni siquiera recorrerlas en automóvil, no sólo por las inundaciones y las corrientes que provoca el agua de lluvia estancada con basura, sino porque esa agua se mezcla con otras de desecho, aguas negras que recorren varias colonias y se estancan en algunas calles convirtiéndolas en un foco de infección.

Vecinos que han sufrido la problemática por décadas, lamentaron ante este medio de comunicación que funcionarios de los tres niveles de gobierno, conscientes de la problemática porque han realizado recorridos por la zona desde que son candidatos, una vez en los cargos públicos no den solución.

Lo anterior, a pesar de las constantes denuncias y solicitudes de atención que realizan como afectados ante las dependencias y hasta el Congreso del Estado, con la esperanza de que los representantes populares abanderen las gestiones.

María del Carmen López López, habitante de la colonia Melchor Ocampo y una de las afectadas, explicó que por su ubicación, sitios como donde ella vive, además del Campestre Murúa, Río Vista, Ejido Chilpancingo, Vista Alamar, entre otras colonias, alrededor de una decena en total, constantemente reciben escurrimientos de aguas negras provenientes de Otay, que identifican a la altura del Parque de La Amistad, en un canal contiguo a la rampa Azteca, pero que no tienen certeza desde dónde provienen.

También puedes leer: Llegarán lluvias y chubascos esta semana en Tijuana

Lo que tienen claro es que son aguas contaminadas que emanan olores insoportables, trasladan sustancias químicas amarillentas que son tóxicas y cuya corriente arrastra basura, animales muertos y hasta muebles que la gente arroja a la calle.

Cuando llueve, dijo López López, esa agua contaminada se desborda, se junta con el agua de lluvia e inunda las calles, entre ellas una de las principales como la avenida del Fuerte en la colonia Campestre Murúa, contigua a la escuela secundaria estatal número 89.

El resto del año, cuando es posible transitarla, se instala ahí un extenso sobrerruedas y la gente hace sus compras sorteando el agua estancada en medio de olores fétidos causados por los derrames que se extienden por el cañón del Padre hasta desembocar en la canalización del Río Tijuana.

El canal natural por el que llegan las aguas negras está a un lado de la primaria Lázaro Cárdenas, entre las colonias Vista Alamar y Melchor Ocampo, pero esa agua desemboca en toda el área del Murua “y ya sabemos lo que nos espera en la temporada de lluvias, cuando la gente necesita poner piedras para poder atravesar una calle sin mojarse con agua sucia”, subrayó.

La denunciante mencionó que la diputada Julieta Ramírez conoce el tema, la Profepa, también y hasta hicieron llegar una solicitud de atención por escrito a la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda, pero de nadie reciben respuesta, mientras su seguridad y salud siguen en riesgo porque es denigrante vivir en esas condiciones y soportar los olores fétidos y el riesgo de ser arrastrados por corrientes de aguas negras cuando llueve.

+ posts