Detienen a padre que le robó sus hijos a su ex pareja, pero los niños siguen sin aparecer

Tijuana.- La Fiscalía General del Estado (FGE) de Baja California detuvo a un hombre que sustrajo a sus hijos de su madre en el año 2021. Se trata del primer caso de violencia vicaria que es procesado penalmente en la entidad.

Sin embargo, Samantha Sesma, madre de los dos pequeños, Diego Isaac Luna Sesma y César Alexander Luna Sesma no ha vuelto a verlos ni a saber de ellos, pues desconoce dónde se encuentran.

Samantha Sesma explicó que la detención del padre de sus hijos tuvo lugar el sábado 24 de febrero.

“No los encontraron, no los agarraron con él. Hay activación de alertas AMBER y por eso yo solicito el apoyo a toda la comunidad para que mis niños puedan volver a casa. Yo no sé cómo están ahorita, cómo van en la escuela, no sé quién los cuida, no sé si se enferman, si están bien, nada, yo no sé absolutamente nada de ellos”, expresó la madre.

Samantha es cofundadora del colectivo CESODI, el cual ha trabajado en apoyo de mujeres que sufren violencia vicaria.
Ayer lunes 26 de febrero, Samantha brindó una rueda de prensa junto a integrantes del colectivo para exponer el caso.

Los hermanitos Diego Isaac y César Alexander, el primero de seis años y el segundo de ocho años, fueron sustraídos de su madre, Samantha Sesma en el municipio de Playas de Rosarito, en mayo del 2021.

“Desde 2021, yo no tengo contacto con mis hijos, su papá me dijo que se los iba llevar a comer y al cine, pero esa noche, ya no volvió. Intenté comunicarme con él en muchas ocasiones, pero él cambió de número de teléfono, sus redes sociales las dio de baja”, recordó.

En aquel año, ya que la violencia vicaria no estaba contemplada como delito en el Código Penal del Estado de Baja California, el caso no pudo transitar al ámbito penal.

“Inmediatamente yo quise poner una denuncia por la sustracción de mis hijos, pero como no había una guardia custodiada definida en ese momento, la Fiscalía me dijo que no, que no procedían y que no podían hacer nada, que tenía que resolver en un juzgado familiar”, narró la afectada.

Fue entonces que Samantha inició una demanda por guardia y custodia, al mismo tiempo que ya tenía una demanda de divorcio incausado.

“Antes de este evento yo todavía quería llegar a un acuerdo con el señor por la convivencia de mis hijos y por el bien de ellos”, explicó.

El padre se había llevado a los niños a un domicilio de la ciudad de Ecatepec en el Estado de México.

Al año siguiente, en 2022, Samantha es demandada por su ex pareja por la pérdida de la patria potestad, bajo el argumento de que ella incumplió “las obligaciones como madre en cuanto al tema de la pensión alimenticia”.

Esto aún cuando el padre de los menores no había tenido comunicación con Samantha para notificarle del estado de los niños.

Sin embargo, en marzo de 2023, el Congreso del Estado aprobó una reforma para incluir la violencia vicaria en el catálogo de delitos, entendiéndose como toda aquella acción u omisión contra la mujer que utilice a las hijas e hijos para dañar el estado psicoemocional, físico, económico o patrimonial de la madre.

Fue así como el 24 de abril de 2023, Samantha pudo denunciar al padre de sus hijos, pero fue la semana pasada que la carpeta de investigación se judicializó, haciendo posible el arresto del hombre en el Estado de México.

Foto: Montserrat Peraza

“El señor fue arrestado en el Estado de México, el día sábado, en Ecatepec, muy cerca del domicilio de su madre. Fue presentado aquí en el CERESO de Tijuana a las 2:30 de la mañana del día de ayer domingo y por la tarde tuvimos la audiencia de solicitud a proceso, el señor solicitó sus 144 horas para la resolución de la vinculación. Sin embargo, el juez dictó prisión preventiva”, detalló Samantha.

El detenido aseguró en audiencia que los niños estaban en la casa de su abuela paterna, por lo que las autoridades mantienen monitoreo en los alrededores de la vivienda de Ecatepec.

No obstante, hasta el momento, no habido reporte de que se haya visto a alguno de los niños.

”Esa casa está vigilada y no se han visto a mis hijos, ni entrar ni salir de ahí, por lo cual es mentira que mis hijos estén ahí”, declaró Samantha.

Foto: Montserrat Peraza

El abogado del colectivo, Rubén Jiménez, mencionó que se pidió a la Fiscalía General del Estado (FGE) que solicite un cateo en el domicilio de la abuela paterna de los niños, pero consideró que la petición es difícil de obtener porque “los jueces no quieren invadir la esfera del ámbito familiar” pues dicen que “eso ya se está llevando en el ámbito familiar y que allá se resuelva”.

Esto a pesar de que Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia establece que los menores sustraídos de sus madres por violencia vicaria “deben ser reintegrados de manera inmediata” con sus mamás.

“Es muy difícil venir a concatenarlo con el Código Penal o con los Códigos Civiles del Estado para lograr la reintegración de esos niños que han sido sustraídos por sus padres y que de cierta manera se defienden que iniciaron con un acto legal como es la sustracción, cuando ambos compartían la patria potestad, pero después, al presentar una demanda se empiezan a defender y apoyar a ese artículo constitucional que es el acceso a la justicia y el derecho a ser oído y vencido en juicio y eso se traduce en años de batalla judicial”, detalló el abogado.

“¿Cuántos casos hay por violencia vicaria? ¿Qué están haciendo las autoridades por protegernos? Que no se les olvide juzgar con perspectiva de género. La perspectiva de género no está de moda, es un derecho constitucional”, concluyó Estephania Placencia, cofundadora del colectivo, sobre las expectativas que las activistas tienen sobre la actuación tanto de la FGE como del Poder Judicial del Estado.

+ posts