“Él le puso la última corona”: el fotoperiodista que retrató al asesino de Marbella

Omar Martínez/Cuartoscuro
Omar Martínez/Cuartoscuro

Omar Martínez, el fotoperiodista tijuanense que sorprendió a miles con una serie en la cual retrató al asesino de Marbella Valdez en su propio funeral habló con PUNTO NORTE.

El feminicidio de Marbella, quien fue encontrada asesinada en un basurero clandestino tres días después de hacer desaparecido, causó indignación en la sociedad.

En esta entrevista, el experimentado fotógrafo explica cómo se sintió al descubrir que –sin saberlo– había retratado a Juan Pérez, el asesino y violador de la joven Marbella Valdez en un servicio religioso y en su propio sepelio.

El 21 de febrero, una semana después de haber estado en el funeral y entierro de Marbella, Juan fue detenido por feminicidio.

Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

“Antes de que empezara (el servicio religioso), el presunto homicida se metió con flores hasta adentro de la iglesia y las puso a un lado, se acerca al ataúd y se fijaba que todo estuviera bien, puso flores ahí también. Estuve tomando fotos durante todo el tiempo”, cuenta el hombre detrás de las fotos que han dado la vuelta al país.

Omar Martínez cuenta qué impresión le dio el hombre que raptó durante días y asesinó a la joven: “Llegó el pick up con las flores y la primera foto que tomé fue a ese hombre, lo vi interesante porque era el pick up de las flores, él se bajó y se pega a la parte de atrás, a la caja, tomo la foto porque él traía una foto de Marbella cargando”, describe.

Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

“La reacción de él no fue natural –cuenta Martínez– no fue tan natural, tanto así que pensé que era alguien de la funeraria y por eso se quitaba, apresuró el paso cuando me miró, yo creo que no se esperaba que fuera a haber alguien que le fuera a poner una cámara encima, enfrente. Fue la primera persona a la que le tomé foto porque traía una foto de Marbella y para mí era perfecta esa foto porque se veía todo el pickup lleno de flores y él con una foto de Marbella, posteriormente llegó la carroza, metieron a Marbella a la iglesia”.

El fotoperiodista recuerda que antes de que empezara el servicio en la iglesia, Juan, quien se encuentra preso por el crimen, “se metió con flores hasta adentro y las puso a un lado, se acerca al ataúd y se fijaba que todo estuviera bien, puso flores ahí también. Estuve tomando fotos durante todo el tiempo, terminó, pusieron un video de Marbella con muchas fotos, el mensaje del pastor estuvo muy bien, hablaba de ella, que Marbella murió, pero era como una bandera porque estaba causando mucho revuelo en la ciudad, su muerte va a dejar un precedente en la ciudad porque nos marcó a todos”.

¿Por qué le tomaste tantas fotos a él? ¿Te llamaba la atención?, pregunta Punto Norte.

“Porque era el operativo, siempre estaba haciendo algo, cuando entramos y cuando salimos. Además, te puedo comentar que a mí me nació documentar cada cosa que ocurría ahí, tengo más de mil fotografías de esa cobertura y no borré ninguna foto”.

Omar Martínez/Cuartoscuro
Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

Omar Martínez se acuerda que en la iglesia hubo un mensaje muy emotivo por parte de un pastor y de sus seres queridos.

–¿Recuerdas a este hombre durante el mensaje? ¿Qué hacía, cómo se comportaba?

“No. Lo bloqueé porque la primera impresión que tuve con él, fue que entró como si nada y como acomodando, era una persona activa o en su modo operativo, parecía un empleado, aislado.

–¿Siempre estuvo solo?

“Sí, siempre solo, parecía proveedor de la funeraria. Me acuerdo perfectamente de él, en mi historia a él le tomó muchas fotos”.

Y saca de su memoria: “…Cuando salió el féretro, empezó a acomodar las flores, se subió a su camioneta, le tomé fotos cuando llegó y cuando se iba, subió muchas flores otra vez a su pick up, lo cerró y se arrancó al funeral”.

Omar Martínez/Cuartoscuro
Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

Al término del servicio en la iglesia, el fotógrafo fue invitado por la hermana de Marbella al entierro: “Me formé con los carros, llegamos al panteón y había otro funeral… Nos paramos, estuvimos media hora esperando que terminara otro funeral. Es muy chistoso que este hombre (el asesino) aparece mucho en mi historia, que me acuerde de él porque había mucha gente, me acuerdo que dijo que aunque sea él iba a pasar para acomodar las flores, como que se adelantó. Estábamos todos adentro del panteón, en las callecitas, pero él se adelantó para ir descargando las flores, ‘pues aunque sea las flores, me voy a ir adelantando para llevar las flores’ y se acabó el otro funeral, nos bajamos de los carros a un lado de la calle interna del panteón”.

De las fotos más impactantes que hay en la serie de Martínez es cuando el feminicida se para frente al ataúd de Marbella. Con una mano sostiene su foto en un marco junto a un oso de peluche, y la otra la tiene sobre el vidrio de féretro.

Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

“…le tomé fotos porque se acercó al ataúd, fue la primera persona que vi que le pusiera la mano encima del vidrio y tenía una foto de Marbella y volteaba mucho a ver la fotografía. Miraba la fotografía y luego volteaba a ver a Marbella, estuvo un rato así”, describe Martínez.

Cuando lo ves que se acerca al ataúd, la foto por sí misma habla, pero ¿notaste alguna expresión de él, estaba triste, hubo algo que te llamó la atención de él o fue más bien alguien más que pasó a despedirse de Marbella?

“Lo vi como alguien más, pero noté que había un vínculo porque traía una foto de ella… para mí era muy importante documentar todo porque es muy difícil que te dejen estar en un funeral y es obvio, eso mismo me alentó a tomar tantos detalles”.

Martínez reveló que el asesino y él fueron de los últimos asistentes en retirarse del panteón: “me quedé hasta el final, cuando las personas ya se habían ido y los últimos que quedaron fue un muchacho de rojo y él. Él le puso la última corona a Marbella y esa foto está ahí en mi serie, fue la última foto”.

Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

“Es de lo más duro que me ha tocado vivir como fotógrafo”

El fotoperiodista admitió a PUNTO NORTE que tuvo una inquietud por asistir al servicio religioso de Marbella: “preguntando di con la iglesia donde le iban a hacer un tipo de homenaje”.

Primero se encontró a una mujer bombero que conocía y pudo acercarse sin la cámara en mano.

Omar Martínez/Cuartoscuro
Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

“Para mí era importante documentar esa parte porque es un tema sensible, que más duele, cuando despides a alguien. Sentía y tenía un presentimiento porque lo más fácil es decir que no dan chance a los funerales… Cuando saqué mi cámara fue cuando ya venía la carroza, pero yo ya me había involucrado un poco con la iglesia, pregunté al pastor si había algún problema y me dijo que no”.

Martínez cuenta que una vez que la Fiscalía difundió la foto del detenido, una amiga de Marbella con quien había entablado una conversación le escribió para contarle que el asesino había estado presente en la iglesia y en el panteón.

Omar Martínez/Cuartoscuro
Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

“Empecé a ver mis fotos y vi que salieron muchas fotos de él, publiqué cinco, pero tengo como 15 fotos de él. Siento que es de lo más duro que me ha tocado vivir y eso que como fotógrafo ya tengo 15 años, he estado en balacera y situaciones de alto impacto, pero esto me llamó mucho, me llegó porque fue a partir de una intuición que tuve, ir, conseguir acceso y quise aprovechar que estaba ahí, hice un vínculo con la familia e hice la publicación en mis redes sociales ese día, también las publiqué en la agencia de Cuartoscuro, son fotos emotivos, que hablan mucho del sentir, de personas que pasan por esa situación tan complicada, intento generar empatía, hay niñas y mamás que ven mis fotos y tal vez algo les debe de provocar que tengan que tomar algún tipo de seguridad, que todos nos demos cuenta de que es complicado ahorita lo que está pasando”.

Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

Omar cree que tuvo la suficiente experiencia para no incomodar a la familia: “ya he cubierto varios funerarios, sobre todo de agentes caídos, tengo experiencia de cómo comportarme, cuando acercarme, cuando no, cuando bajar la cámara.

“Empecé a documentar todo, en ningún momento sentí una mirada, yo sentía que ellos estaban tranquilos con mi presencia ahí, estuve a dos metros del ataúd, retratando el dolor de las personas, lo peor que pueden pasar y siento que ellos en ningún momento se sintieron acosados por mí”.

Omar Martínez/Cuartoscuro
Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro

Las fotografías de Martínez tienen un valor estético, son tomadas con la experiencia de años y con la técnica de un profesional.

“Esas fotos (las del homicida), entre comillas, son las fotos malas –dice– lo que yo busqué en la cobertura era otra cosa, fotos que dimensionen lo que están viviendo esas personas, que quienes vean mis fotos se den cuenta del dolor que estas personas están pasando, que el gobierno también se dé cuenta de lo que están viviendo las familias. Esa familia y muchas más…”

Omar Martínez/Cuartoscuro
Omar Martínez/Cuartoscuro

ÚNETE A LA DISCUSIÓN