Esto fue lo que encontraron en la casa donde Marbella estuvo secuestrada

La vivienda fue cateada el 16 de febrero

Tijuana.- Dispositivos de rastreo GPS, teléfonos celulares y uniformes policiales fueron algunos de los objetos que agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE) localizaron en la casa donde Juan Pérez mantuvo secuestrada a Marbella Valdez durante varios días antes de asesinarla.

Esto se dio a conocer el sábado en la audiencia inicial del hombre de 36 años, cuando la Fiscalía explicó por qué a Juan se le acusa de feminicidio y los datos de prueba iniciales.

Entre esta evidencia hay muestras de ADN, registros telefónicos y testimonios que hacen del hombre el principal sospechoso del crimen.

Así luce la casa desde el exterior

Marbella fue localizada sin vida el sábado 8 de febrero, tras permanecer tres días desaparecida. Presentaba fuertes golpes en el rostro y el abdomen, así como huellas de abuso sexual.

La causa de muerte, indicaron médicos legistas, fue estrangulamiento y un golpe contuso en el abdomen, el cual le generó sangrado interno.

También puedes leer Este es el asesino de Marbella, la tuvo secuestrada varios días

El hombre fue detenido el viernes 21 de febrero en su hogar ubicado en la colonia Xicoténcatl Leyva, en la misma área donde se ubica la empresa de su propiedad dedicada a la limpieza de alfombras.

Del sitio donde mantuvo raptada a Marbella hasta el basurero clandestino donde fue abandonado su cuerpo, ubicado por el Rancho Chicote, atrás del fraccionamiento Barcelona Residencial, hay más de 15 kilómetros de distancia.

Marbella fue abandonada en un cerro en medio de basura
Obsesionado, posesivo, celoso

Desde el inicio de la investigación, el hombre de 36 años fue el principal sospechoso del crimen.

Tanto la hermana de Brenda como sus amigas, compañeras de trabajo y su novio sabían del acoso del que Marbella era víctima debido a la insistencia de Juan de que se convirtiera en su novia.

Ante la negativa de la joven de 20 años, Juan le ofreció su amistad, pero era frecuente que la hostigara y la siguiera sin su consentimiento.

“Actuaba más obsesionado con Marbella, celoso, posesivo, como si fuera su novia”, fue uno de los testimonios leídos por la fiscal a cargo del caso ante el juez.

La joven le contó a sus amigas que Juan la siguió hasta su casa

Una de las amigas de Marbella incluso le recomendó que denunciara a Juan ante la Fiscalía y solicitara una orden de restricción.

El 14 de febrero, Juan Pérez compareció voluntariamente ante la Fiscalía General del Estado (FGE) y aseguró no haber estado con Marbella ni haber tenido comunicación con ella en las horas previas a su desaparición.

También puedes leer Cae el homicida de Marbella, es ex policía y era perito de la PGJE

También aceptó que le fueran tomadas muestras de ADN.

Dos días después, el 16 de febrero, estuvo presente en el cateo que realizaron de su domicilio.

En una de las recámaras de la vivienda, elementos de la FGE localizaron un uniforme azul tipo policiaco con insignias de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y una gorra con la leyenda “Servicios Periciales”.

Juan también se hacía pasar por policía

Durante un tiempo, Juan prestó sus servicios como perito en la Procuraduría local, pero a decir de autoridades no lo hizo como un empleado, sino como un prestador de servicio social.

Además, encontraron otro uniforme policiaco con estampado de camuflaje y diversas prendas tácticas como botas, mochilas y guantes.

Los peritos se llevaron además sábanas y artículos de cama, toallas y otro tipo de prendas.

Dentro de la casa fueron encontrados varios vehículos de la empresa

En su testimonio ante la Fiscalía, la hermana de Marbella explicó que Juan se presentaba como policía municipal, decía haber trabajado para la Policía Ministerial y la Policía Federal, además de ser abogado.

Haciéndose pasar por policía, Juan abordó en la calle al novio de Marbella, ante quien mostró una actitud violenta y lo amenazó para que terminara su relación con ella.

Por ello, la investigación llevada por la Fiscalía describía en un principio al hombre como policía.

Tras su detención, automovilistas lo reconocieron porque en el área de Playas de Tijuana los había detenido a bordo de un vehículo particular, tipo sedán, pero con estrobos policiacos.

Parte de la ruta que Juan tomó desde la casa de Marbella

El hombre pedía información a los conductores alegando supuestas faltas de tránsito y se hacía pasar por policía, pero sin indicar la corporación a la que supuestamente pertenecía.

Los GPS

De los seis dispositivos de geolocalización ubicados en el hogar, tres estaban instalados en las camionetas de su empresa.

En total, fueron localizados tres teléfonos celulares, dos que corresponden a números que la hermana de Marbella reconoció como las dos líneas que Juan utilizaba.

Cuando, en otra diligencia, los peritos de la Fiscalía revisaron el automóvil de Marbella, encontraron un dispositivo GPS escondido en la carrocería de una puerta del vehículo.

Las características de este aparato coinciden con las que Juan usaba para rastrear los vehículos de su empresa y cuya aplicación tenía instalada en su teléfono celular para monitorear las ubicaciones.

Marbella cumplió 20 años en diciembre

Durante la audiencia, la fiscal explicó que, en una ocasión, Juan se ofreció a cambiarle el vidrio del parabrisas a Marbella, el cual se encontraba estrellado, por lo que tuvo posesión del vehículo durante varias horas.

En dos ocasiones, Juan se presentó a bares donde Marbella celebraba su cumpleaños y el de una amiga, sin que le hubiese sido informado dónde se encontrarían.

Los amigos de la joven observaron cómo el hombre intentaba llevársela a la fuerza.

La desaparición

Días antes de que Marbella desapareciera, las llaves de su casa y carro le fueron robadas.

La noche del martes 4 de febrero, Marbella les informó por medio de mensajes a su mejor amiga y a su hermana que Juan había acudido con un cerrajero a su casa para ayudarle a obtener llaves nuevas.

A ambas les pareció extraño, pues sabían que Marbella desconfiaba de él.

También puedes leer Hoy es el velorio de Marbella, esta es su historia

Además, cuando Marbella desapareció, Juan negó haber estado con ella en su declaración ante las autoridades y ante las preguntas de la familia.

Juan Pérez fue detenido el 21 de febrero

Esto aunque los registros de geolocalización de sus celulares lo ubican a las 19:00 horas del martes 4 de febrero en la casa de Marbella.

La mañana siguiente, a las 5:11 horas, tanto el teléfono celular de Marbella como los dos de Juan presentan actividad en la casa de Juan.

A esa hora, Marbella envió un mensaje al teléfono de su hermana para decirle que se sentía mal y cuando esta le devolvió la llamada, alrededor de las 9:45 horas, ya no obtuvo respuesta.

Minutos después de las 5:00 de la mañana de ese miércoles 5 de febrero, una compañera de trabajo de Marbella, quien trabajaba como despachadora en la gasolinera Rendichicas, le marcó para saber por qué no había acudido puntual a trabajar, como usualmente lo hacía.

Marbella contestó su celular y solo le dijo “estoy mal” en un tono bajo y escuchándose adolorida, luego la llamada se cortó.

Fue la última vez que sus seres queridos escucharon su voz.

Su propia defensa

En la audiencia del sábado 22 de febrero, Juan Pérez aseguró saber qué significa la formulación de imputación cuando el juez Daniel Aguilar Patiño le preguntó si entendía el término legal.

Cuando Juan respondió que sí y el juez le pidió explicar el concepto, el hombre dijo “es cuando se te señala de haber cometido un delito“.

Fue entonces que el juez procedió a explicarle de manera detallada y legal, el significado del término y cómo la Fiscalía informaría que existe una carpeta de investigación como presunto responsable de cometer un delito.

Juan dijo al juez no contar con un abogado particular de momento, por lo que en esa instancia sería representado por la defensora pública.

Sin embargo, añadió que en un futuro podría tomar otras medidas, por lo que el juez le recomendó no hablar más allá de lo que le era cuestionado, para evitar incriminarse o decir algo que pudiera ser tomado en su contra.

El feminicidio de Marbella originó marchas y exigencia de justicia

Durante dos horas que duró la audiencia, Juan no lució nervioso y rara vez despegó los ojos de la carpeta de investigación frente a su defensora.

En una ocasión, incluso, el policía encargado de custodiarlo debió indicarle con una mano en el hombro que no podía tocar el expediente, debía permanecer en silencio y en su lugar.

Tras escuchar el delito que se le imputa, Juan pidió al juez escuchar los datos de prueba con que contaba la Fiscalía para decidir si la siguiente etapa del proceso, la vinculación, ocurriría en ese momento, en 72 o 144 horas, como lo marca la ley.

Luego de la narrativa por parte de la Fiscalía, el acusado solicitó la ampliación del término constitucional y su siguiente audiencia se celebrará este jueves 27 de febrero.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN