Familias de desaparecidos frenaron por 11 minutos a AMLO

Una de las mujeres que le cerró el paso al presidente. Foto: Omar Martínez.

Tijuana.- A su salida del cuartel de la Guardia Nacional, para cuya inauguración visitó Tijuana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se mantuvo detenido durante varios minutos debido a un grupo de manifestantes que logró colocarse en medio del convoy que lo trasladaba.

Miles de personas lo esperaron a su salida. Foto: Aimee Melo.

Para terminar el trayecto de poco más de 100 metros, desde las puertas del cuartel hasta el bulevar 2000, las camionetas tardaron 11 minutos, en medio de cientos de personas, golpes al cofre de la camioneta Suburban que trasladaba al mandatario, así como botellas lanzadas, reclamos y llantos.

El presidente optó por no bajar su ventana ni dialogar con los familiares de personas desaparecidas, quienes estuvieron más de cinco horas en espera de ser atendidos por López Obrador.

Servidores de la nación intentaron abrirle paso a AMLO. Foto: Omar Martínez.

También había manifestantes con otras peticiones como medicamento para enfermos de cáncer, al igual que simpatizantes del presidente, quienes se hicieron de palabras y hasta intercambiaron empujones con los llamados “servidores de la Nación”, quienes trabajan para la Secretaría de Bienestar del gobierno federal.

También puedes leer Migrantes, vacunas y “me canso, ganso”: de lo que habló AMLO en su visita a Tijuana

Simpatizantes también lo esperaban

López Obrador llegó a las 12:30 a las instalaciones del cuartel, ubicado en la colonia El Laurel, a unos metros del entronque de la carretera libre Tijuana-Tecate con el bulevar 2000. Tras un evento de poco más de treinta minutos, entre los mensajes del presídium para la inauguración, un recorrido por las instalaciones y algunas reuniones personales, el convoy salió del lugar alrededor de la 1:50 de la tarde.

El convoy quedó dividido por la gente. Foto: Aimee Melo.

El camino por el que las camionetas pasarían fue rodeado por los llamados “servidores de la Nación”, quienes entrelazaron los brazos para mantener tanto a manifestantes como simpatizantes alejados.

Como es usual en los eventos del presidente, ninguna corporación policíaca participa en brindar seguridad perimetral, por lo que una vez que las camionetas comenzaron a avanzar, los servidores de la nación se vieron rebasados en número y fuerza por los cientos de manifestantes.

Los desaparecidos, el mayor reclamo. Foto: Omar Martínez.

Una mujer fue la primera que logró colocarse frente a la camioneta que trasladaba a López Obrador en el asiento del copiloto, dividiendo así el convoy.

Incluso el delegado del gobierno federal, Jesús Alejandro Ruiz Uribe, se acercó al frente de la camioneta y animó a los servidores de la nación a reorganizarse en fila para abrirle paso al presidente.

Luego de que se retiró el presidente.

Después de varios minutos de no poder avanzar, debido a que más personas lograron acercarse y colocarse frente al vehículo, un segundo grupo llegó a apoyar a los servidores y al equipo de protección personal del presidente, conformada por hombres y mujeres que corren a los lados de las camionetas.

Finalmente, fue este grupo el que logró empujar a los manifestantes hasta permitirle un margen más amplio de maniobra al conductor, quien subió a una parte del camellón que dividía la calle del bulevar 2000.

El equipo de protección de AMLO corre para subirse a la última camioneta del convoy.

Finalmente, a las 2:04 de la tarde, el convoy se encontraba ya en la vialidad de alta velocidad para dirigirse al aeropuerto de Tijuana, de donde López Obrador saldría para tomar un vuelo a La Paz, Baja California Sur, como parte de su gira del fin de semana que inició en Hermosillo, Sonora.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts

Egresada de la Licenciatura en Comunicación de la Universidad Autónoma de Baja California. Especialidad en Periodismo Policial y Judicial de la Universidad Iberoamericana, Campus Ciudad de México. Más de 12 años en medios de comunicación de México y Estados Unidos, como Semanario Zeta, Sin Embargo o la agencia española EFE.