Arturo González regaló moratoria de casinos a Hank, minutos antes de dejar alcaldía

Averiguación Previa es la columna del periodista Isaí Lara Bermúdez, director general de Punto Norte.

El mismo día que Arturo González Cruz solicitó licencia para separase del cargo como presidente municipal de Tijuana, se presentó y se aprobó en su cabildo una moratoria para frenar la instalación de más casinos en la ciudad durante cinco años, un generoso regalo para el zar de los casinos del Grupo Caliente, Jorge Hank Rhon.

La benevolencia del señor González y sus regidores resulta grata para Hank, no solo por el hecho de que elimina la posibilidad de que nuevas empresas se instalen en Tijuana y compitan, sino que le brinda la posibilidad de ser el único –junto a Casino Arenia– de ampliar, remodelar, cambiar de domicilio, construir o concluir sus nuevos centros de apuestas.

Se sabe que Grupo Caliente tiene al menos 14 permisos federales para poder operar casinos y centros de apuestas en Tijuana.

No es casualidad, ni una súplica nueva, fue un tema cabildeado desde el hipódromo tiempo atrás. No es la primera vez que se intentaba cerrar las puertas por medio de la prohibición a otros interesados en el ramo del juego.

En medio de la pandemia y en calidad de urgente, la votación para la moratoria a los casinos debía salir durante la administración de Arturo González, tanto así que la votación se generó a minutos de aprobarse su licencia para separarse del cargo.

Incluso, la propuesta incluía la “dispensa de trámite”, con lo cual se votó en ese momento y así evadir el proceso de análisis y trabajo en las comisiones de regidores.

El punto de acuerdo fue propuesto por el regidor César Adrián González del Partido Verde Ecologista de México, instituto político históricamente ligado a Hank en Baja California. Y votado por todos los integrantes del cabildo.

El regidor verde César Adrián González

Hace tres días, el 23 de octubre, el acuerdo del cabildo fue publicado en el Periódico Oficial del Estado de Baja California, con lo cual quedó oficialmente restringido cualquier trámite para la construcción o remodelación de nuevos casinos, excepto los que ya operan.

Con los votos de Arturo González y su cabildo -excepto por la síndico María del Carmen Espinoza, quien se abstuvo-, la moratoria (o suspensión de la actividad) quedó establecida para durante los próximos cinco años “no aceptar ningún trámite o solicitud, ni expedir ningún tipo de autorización… casinos, casas, centros o establecimientos que operan juegos con apuestas, salas de sorteos, mesas de juego, máquinas y demás similares”.

Con ello, el ex alcalde y los ediles prohíben que ante el Ayuntamiento se pueda tramitar ninguna licencia de construcción, remodelación, o ampliación, terminación de obra, licencia de operación, factibilidad de uso de suelo, opinión favorable o anuencia de instalación o carta de no inconveniencia así “como ningún tipo de autorización municipal”.

La moratoria cierra la posibilidad para algunas empresas de casinos que se interesaban en instalarse en la ciudad, una de ellas en un centro comercial ubicado en Zona Río.

Las restricciones aprobadas en cabildo no aplican para los casinos y centros de apuestas de Jorge Hank pues dentro del acuerdo se estableció que la moratoria excluye “aquellos casos… que ya se encuentren operando en la entidad”.

Hank y González se entendieron, los dos ex alcaldes, los dos millonarios, los dos priistas, los dos aspirantes a la gubernatura, tienen más en común de lo que muchos creían.

ÚNETE A LA DISCUSIÓN
+ posts

Fundador de Punto Norte en 2019. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California (Campus Tijuana). 12 años como periodista de investigación, editor y columnista en temas de transparencia, seguridad pública, administración pública y gobierno. Asistente de investigación en el Colegio de la Frontera Norte. Editor de Zoom Político y de la columna Cuentahiloz en Semanario Zeta. Sus reportajes se publicaron en Proceso, Aristegui Noticias, Reporte Índigo, Por Esto, entre otros. Formó parte del equipo de investigación en Southern Pulse de Washington, D.C. Premio al Periodismo de la Cumbre Fronteriza 2020 (San Diego, California).